Un producto de cosecha propia lleno de fuerza de vida

No sólo como anfitriona de la fiesta de Pentecostés 2015 la Iglesia Nueva Apostólica de Zambia bien vale un pequeño viaje a través de la historia: la segunda Iglesia regional más grande -en cantidad de miembros- tiene detrás de ella un desarrollo totalmente independiente. Y después todavía viene la música.

Casi 1,4 millones de hermanos en la fe se cuentan al área de actividad del Apóstol de Distrito Charles Ndandula, al que también pertenecen Zimbabwe y Malawi. Y más de 1,1 millones sólo viven en Zambia. Esto –contando las Iglesias regionales o también el país– sólo es superado por la República Democrática del Congo.

Un alumno adopta el nombre del maestro

Zambia no es en absoluto un representante típico de la clásica misión nuevoapostólica: los comienzos de la Iglesia no surgieron, como en muchos otros países, del trabajo de testimonio de los siervos europeos o norteamericanos. Fue un africano quien trajo al país la Confesión de fe: el futuro Apóstol George Henwood Mkandawire.

Nació alrededor de 1900 en el actual Malawi. Sus padres le hicieron posible concurrir a la escuela y el talentoso alumno, extraordinariamente afanado, adopta el nombre de su maestro: Henwood. Cuando este Henwood es trasladado a Ciudad del Cabo, George Henwood Mkandawire deja a su familia y va con su mentor y su familia a Sudáfrica. Allí conoce a su futura esposa, por la cual se hace nuevoapostólico. En la comunidad Athlone pronto se destaca como un miembro especialmente activo.

Una obra caritativa honra al fundador

En 1928 George Henwood Mkandawire, quien entretanto ha sido ordenado como Diácono, fija su residencia en Rodesia del Norte, la actual Zambia. Después de haber recibido el ministerio de Pastor, comienza a bautizar sentando el fundamento para las primeras comunidades: primero en Maramba, la anterior capital Livingstone y la actual capital Lusaka. Pero paso a paso la Confesión pronto echa raíces en todo el país. En 1954 George Henwood Mkandawire es ordenado como Apóstol, el primer Apóstol de raza negra en la historia de la Iglesia Nueva Apostólica.

Los hermanos de Zambia honraron muy especialmente a su padre fundador: en 2003 la Iglesia regional crea una obra caritativa, la Fundación Henwood. Su objetivo expreso es la lucha contra la pobreza en Zambia mejorando la seguridad en materia de alimentación. Además promueve proyectos de formación y programas de salud. Entre ellos se cuenta ante todo la lucha contra el HIV/Sida.

El impulso de crecimiento necesita una fábrica de hostias

En la Navidad de 1955 el Apóstol Henwood sella en Kitwe a un joven de 18 años que va a dar que hablar: Duncan Burton Mfune. Con él en 1988 no sólo es ordenado el primer Apóstol de Distrito de raza negra, sino también un dirigente de la Iglesia que le propinó un gran impulso al desarrollo de la Iglesia regional. Cuando comenzó a ejercer su ministerio, se confesaban a la fe nuevoapostólica en Zambia alrededor de medio millón de personas. Hasta su pase a descanso la cifra más que se duplicó.

Su curso –del que también formó parte la estructuración de instituciones como al Fundación Henwood– fue seguido por su sucesor, Charles Ndandula. Así surgió en Lusaka la tercera fábrica nuevoapostólica de hostias. Desde 1931 prácticamente todas las comunidades eran atendidas desde Bielefeld/Alemania. Desde 2003 la fábrica recién fundada en Ciudad del Cabo abastecía a la parte sur de África. Desde 2012 Zambia es independiente también en materia de hostias.

Primeros bajos con calabazas

Y después todavía viene la música: los coros también cumplieron un gran papel en Zambia desde los comienzos, al principio acuñados por las tonalidades típicas del país. Esto alcanzaba desde el patrimonio de cantos tradicional, pasando por coros con bajos que para lograr más volumen cantaban dentro de zapallos calabaza, hasta la falta de escritura musical. El método de aprendizaje y enseñanza de los dirigentes: escuchar, recordar, cantárselo a los demás.

El punto de inflexión para el crecimiento de los coros y para incrementar el repertorio llegó a principios de los años 1970 con el Apóstol de Distrito Andrew Fernandes. Él descubrió en el círculo de los siervos de distrito a dos talentos musicales, entre ellos a un cierto Duncan Burton Mfune, a los que les encomendó las tareas de su estructuración. Les siguieron muchos dirigentes con grandes capacidades, no por último provenientes de Sudáfrica.

Cómo suenan los coros actualmente en Zambia, lo describió el Apóstol Mayor Richard Fehr en una circular dirigida a todos los Apóstoles: "Cuando coros de más de mil integrantes interpretan un canto, es algo así como un terremoto espiritual". A propósito: el coro del domingo de Pentecostés en el estadio National Heroes estará formado por 2.500 voces.

Los talentos musicales que tiene para ofrecer la Iglesia Nueva Apostólica en Zambia se ven en este vídeo: con cuatro años Asfold Mudena dirige el coro y la orquesta de Lusaka. El clip fue publicado por primera vez en Youtube en octubre de 2010.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
21.05.2015