Jesucristo: Maestro, ejemplo, el centro

En 28 días conocer más a Jesús, un desafío para predicadores, creyentes y dudosos. Reflexionar a pesar de no estar en Adviento, convertirse a pesar de no celebrar el día de arrepentimiento y oración. Los Servicios Divinos de febrero tienen potencial.

Algunos quizás conozcan a Elon Musk. El empresario de 47 años y muchas veces millonario es famoso por Paypal, Tesla, SolarCity, SpaceX. En numerosos temas y áreas de la ciencia es una persona competente y de renombre. Sabe mucho, discute con expertos a un nivel muy alto. En una entrevista contó un secreto. Su enorme inteligencia, su competencia y su éxito se deben a una sola cosa: la lectura. Lee mucho. Cada día dos libros. Y lo hace desde niño. Y por eso tiene una inteligencia 60 veces mayor que el promedio. Y sigue aprendiendo, aplica los conocimientos adquiridos y se ocupa de los más diferentes temas.

Nadie es convocado ahora a ocuparse de energía solar, inteligencia artificial o técnicas de impulsión de naves espaciales. Pero así como Musk conoce sus especialidades, los cristianos deberían conocer a Cristo.

Se conoce aprendiendo

Debemos (aprender a) conocer a Jesús. Si queremos llegar a ser como Jesús, debemos conocerlo. Por dentro y por fuera.

La vida de Jesús está descripta en los Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. 133 páginas ocupan los cuatro Evangelios en la Biblia. Si leyésemos cada día una página para comprender algo en especial de la vida, de la naturaleza de Jesús, en pocas semanas sabríamos más que nunca de Jesús.

Entonces no sólo conoceríamos las historias que todos conocen sobre el hijo pródigo, la mujer adúltera, sobre el caminar sobre el agua... también sabríamos lo que dijo Jesús a Nicodemo sobre el renacimiento, lo que Jesús explicó sobre el día de reposo, qué temas discutió Jesús con los escribas.

Jesús, más que un docente

El tema de los Servicios Divino de febrero de 2018 es Jesús. Un hilo rojo que no podría estar más cerca de la práctica. No se trata de teología académica, no se trata de tipificar las circunstancias de la época, las costumbres, las particularidades culturales. Se trata de la naturaleza de Cristo, de las fortalezas de carácter de nuestro ejemplo más significativo.

Durante su vida sobre la tierra a Jesús no le importó que hubiera una nueva disposición de los sistemas económicos y sociales. Esta expectativa fue defraudada en aquella época y también lo sería hoy. A Dios le debemos amor, sacrificio y temor, y, por otro lado, a las autoridades mundanas les debemos "tributos e impuestos", que son la imagen de nuestras obligaciones sociales y financieras. Este es el contenido del primer Servicio Divino dominical.

Una experiencia para la vida y para la fe

De Jesucristo conocemos el Padre Nuestro, que hemos pronunciado como cristianos en el curso de los siglos en muchos idiomas y variantes. Lo recitamos antes de la Absolución de los pecados, lo pronunciamos cuando estamos de viaje, en casa, solos, cuando nos queremos concentrar en lo esencial. Pero más que asignarle a Jesús la autoría de estas palabras, Él nos fue un ejemplo en el orar en sí. Sabemos de Jesucristo cómo debemos dirigirnos a Dios para ser atendidos: Jesús enseñó la humildad, el agradecimiento, la fe profunda en Dios, todo esto junto debe ser el fundamento de cada una de nuestras oraciones. Jesús exhortó a buscar en la oración la justicia de Dios, la voluntad de Dios, la paz con otras personas. Orar como Jesús garantiza esfuerzos y oraciones respondidas. Este es el contenido del segundo Servicio Divino dominical.

Jesús, Ayudador en la tentación

Jesús sufrió como ser humano, soportó dolores en su cuerpo, toleró las imperfecciones de las personas y ante todo de sus discípulos. Jesús fue tentado en el desierto, fue negado, insultado, escupido. Jesús conoce la tentación. También sabe de nuestra vida, de nuestras tribulaciones. Jesús toma parte, nos concede gracia, su palabra, su cercanía. Él es un ejemplo para nosotros en la tentación y, al mismo tiempo, en la tentación del prójimo. Este es el contenido del tercer Servicio Divino dominical.

Febrero de 2018, una chance para conocer más a Jesucristo. Leyendo los Evangelios, concurriendo a los Servicios Divinos, pero también aprendiendo e imitando. Se trata de Jesús. Y de nosotros.



Foto: Albert Shakirov / fotolia.de

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Oliver Rütten
3.02.2018
servicio Divino