Con Cristo a cada paso

No importa lo que traiga el 2021: Dios no dejará que se detenga su plan de salvación para la humanidad. Cada persona tiene un acompañante, desde el principio hasta el final. Con Jesucristo en la carrera de resistencia hacia el futuro. El Servicio Divino sobre el lema del año.

“Cristo, nuestro futuro”. Este es el lema de la Iglesia Nueva Apostólica para este año. Todo lo que esto implica lo explicó el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider el 3 de enero de 2021 en Winterthur (Suiza) con el texto bíblico: “Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” (parte de Hebreos 12:1-2).

La carrera de resistencia hacia el futuro

El plan de Dios: “Hay muchos interrogantes sobre lo que nos espera este año”. Pero una cosa es cierta: “El Señor tiene su programa y lo lleva adelante”. Comenzó después de la caída en el pecado y termina en la nueva creación. “Entonces habrá paz, alegría, júbilo y regocijo, porque todo volverá a ser como Dios quiere”.

Nuestro plan de acción: “El próximo acontecimiento en el plan redentor de Dios es el retorno de Jesucristo. Creemos en este acontecimiento y queremos prepararnos para él”. ¿Qué significa eso? “Queremos llegar a ser lo que Dios quiere que seamos, y nuestro modelo para ello es Jesucristo”.

La carrera: En la Biblia, esta preparación se describe a menudo con la imagen de una competencia. “Esta es la forma en que el Espíritu de Dios muestra que prepararse para el retorno de Cristo no es un paseo”. Esto quiere decir que requiere mucho esfuerzo y fuerza. “Para ganar hay que perseverar hasta el final. El que abandona antes, pierde”.

Las reglas: “Nosotros no hacemos las reglas. Están fijadas por Dios. Están fijadas por Jesucristo”. Entre ellas están: “Debes orientarte en la enseñanza de los Apóstoles. Ellos son los que anuncian el Evangelio”. Y: “Solo puedes llegar a ser bienaventurado en la comunión de los creyentes. Un solitario no puede alcanzar la meta”.

La fuerza para la carrera de resistencia

Autor de la fe: “Para tener fuerzas siempre debemos poner los ojos en Jesús, mirar hacia arriba. Él no se equivocó cuando nos llamó. Sabía que puedes lograrlo si quieres”.

Preservador de la fe: “La fuerza de atracción de su amor nos ayuda. ¡Quiero estar con Él para siempre! Eso es lo más grande. Esa es nuestra motivación”.

Consumador de la fe: “Si solo pensamos en lo que logramos, lo que hacemos, lo que ganamos, lo que sacrificamos, no lo lograremos. Si entramos en su reino, se lo debemos a su gracia”.

Los seres humanos del futuro

El futuro en el presente: “La elección que hemos hecho para nuestro futuro, ‘Cristo, nuestro futuro’, también da forma a nuestro presente. Hoy ya queremos vivir según su voluntad, conformarnos a su modelo. Él era el hombre del amor. Él perdonaba. Él ayudaba. Él compartía”.

El futuro en la tierra: “Después de todo, no sé cuándo vendrá el Señor. Así que también planeamos nuestro futuro en esta tierra. Aquí también involucramos a Jesús. Ya sea en nuestra profesión, en nuestro matrimonio, en la crianza de nuestros hijos, nos aferramos a la enseñanza de Jesucristo”.

El futuro de los niños: “Este es mi futuro, pero también el futuro de mis hijos. No podemos hacer creer a nuestros hijos que Cristo es su futuro si no sienten, notan, experimentan que Cristo es el futuro de mis padres”.

El futuro del prójimo: “Es nuestra misión hacer posible que los demás experimenten el amor de Dios. Deben saber que Dios los ama. Y solo lo pueden experimentar a través de mí. Cristo es también el futuro de mi prójimo”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
18.02.2021
Chief Apostle, Divine service, motto