Dos espíritus, una verdad

¿Quién muestra cómo es Dios realmente? ¿Quién hace de la Biblia y la prédica un asunto muy personal? El Apóstol Mayor conoce a alguien que puede hacerlo. Y también menciona al que se interpone en el camino una y otra vez.

“Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”. El texto bíblico de 1 Corintios 2:12 fue la base del Servicio Divino celebrado en Bremen el 8 de marzo de 2020.

El pasaje bíblico está tomado de una carta del Apóstol Pablo a la iglesia de Corinto. Esta iglesia estaba dividida, así que Pablo le enseñó sobre la fe. Pablo habló del misterio de Dios, que solo el Espíritu Santo puede revelar.

Cómo obra el Espíritu Santo

“Cuando el Nuevo Testamento se refiere a la verdad, es siempre lo mismo”, dijo el Apóstol Mayor: “Dios se reveló en Jesucristo. Esta es la sabiduría de Dios”. Pero solo puede ser experimentada a través del Espíritu Santo. “¿Cómo lo hace el Espíritu Santo?”. De tres maneras:

  • a través de la Sagrada Escritura: “La Sagrada Escritura no fue escrita por el Espíritu Santo, sino que fue inspirada por Él”. En ella está escrito: “Jesucristo es Dios. Él es el Redentor. En la Sagrada Escritura podemos enterarnos de cómo era Jesús. Podemos conocer su enseñanza, su naturaleza, su vida y así podemos obtener una imagen de Dios, como está escrito”.
  • a través del anuncio del Evangelio: “El Espíritu Santo obra a través de la palabra de la prédica. Para este propósito envió a sus Apóstoles. Les dio la autoridad para predicar la palabra de Dios, el Evangelio. Así que no basta con leer, el Evangelio también debe ser predicado por los servidores de Dios autorizados por Él”.
  • a través del testimonio en nosotros: “Por el don del Espíritu Santo que habita en nosotros, está con nosotros constantemente. El Espíritu Santo actualiza todo y lo hace personal”.

Qué obra el Espíritu Santo

El Espíritu Santo se contrasta con el espíritu humano. El Apóstol Mayor explicó cómo las fortalezas de un Espíritu pueden superar las debilidades del otro:

  • Confianza en lugar de comprensión: El hombre siempre quiere una explicación. “Siempre somos de la opinión de que el Espíritu Santo debería explicarnos y decir todo. Oigamos al Espíritu Santo. Nos da una respuesta: Nos muestra a Dios tal como es. Dios es amor. Confía en Él, aunque no lo entiendas”.
  • Concentración en lo esencial: El hombre está enfocado completamente en lo terrenal. “Oigamos al Espíritu Santo. El Espíritu Santo dice: Dios no puede quitarte todas las cargas, pero se asegura de que a pesar de todas las injusticias, a pesar de todas las dificultades, a pesar de todas las tentaciones, llegues a la meta, que puedas llegar a Dios”.
  • Oír más en lugar de ver: El hombre juzga todo humanamente. “Se basa solo en hechos y juzga todo en base a lo que ve y lo que puede percibir. El Espíritu Santo dice: "No confíes en lo que ves, en lo que es la realidad de hoy, en lo que puedes percibir. ¡Confía en la palabra de Dios!”.
  • Por amor en lugar de propio interés: “Mucha gente busca la reconciliación. Pero incluso eso es a menudo por propio interés. Uno se reconcilia porque llega a la conclusión de que sería más interesante para mí reconciliarme. La única motivación debería ser: Perdonamos porque amamos a nuestro prójimo como Dios lo ama. Es simplemente un impulso”.
  • Encontrar el punto medio: El hombre siempre ha sentido la necesidad de hablar de sí mismo. “Todos deben saber lo bueno que soy, lo genial que soy, lo que hago, lo interesante que es mi vida, lo que opino, de lo que estoy convencido. El Espíritu de Dios lo hace de manera muy diferente. Está escrito sobre el Espíritu de Dios que no hablará de sí mismo. No se glorificará a sí mismo. Él glorifica a Jesucristo. Proclama lo que oyó en el trono de Dios. Inspirémonos cada vez más en el Espíritu Santo”.

Dejar obrar al Espíritu Santo

Al final de su prédica, el Apóstol Mayor Schneider enfatizó lo que puede generar el Espíritu Santo: “Si permitimos que el Espíritu Santo obre en nosotros, Dios nos dará gracia. Siempre podemos estar más cerca de Dios, y al final Él nos dará plena gracia, nos quitará nuestra pecaminosidad y podremos convertirnos realmente en la imagen de Dios”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Tatjana Fröhlich
29.04.2020
Germany, Chief Apostle, Divine service