Los Sacramentos 27: ¿(No) era pan duro?

¿De verdad, Leonardo? ¿Panecillos? Lo que el famoso cuadro de Da Vinci sirve en la Última Cena de Jesús no se ajusta del todo a la imagen histórica. Sin embargo, el asunto del pan de la Santa Cena es bastante complicado: un panorama sobre el tema.

Lo cierto es que los cristianos de la antigüedad servían en la mesa del Señor el pan de cada día, que era en forma de corona o trenza, pero sobre todo el pan redondo con muescas en forma de cruz. “Panis quadratus” era el nombre del pan por las cuatro muescas que tenía en la parte superior.

El cambio llegó lentamente y en forma de pan plano y duro: primero en la Iglesia siria, luego en la armenia y finalmente en la latina, en los siglos V, VI y IX respectivamente. El avance en el futuro Occidente católico romano se produjo en el año 819 con el arzobispo Hrabanus Maurus.

Como figura destacada del Renacimiento carolingio, este polímata tenía un ojo especial para la Biblia. Allí encontró su receta para el pan de la Santa Cena correcto. Pero la futura Iglesia Ortodoxa de Oriente se aferró a los probados y antiguos panes blandos, pudiendo también hacer referencia a las Sagradas Escrituras. ¿Cómo es posible?

Una cuestión de tiempo

Todo depende del día en el que tuvo lugar la Última Cena de Jesús. Los Evangelios según Marcos, Mateo y Lucas mencionan la víspera de la Pascua judía. Y en la comida de la Pascua se habría servido en todo caso pan sin levadura, es decir, pan plano y duro. Era para recordar el éxodo del pueblo de Israel al salir de Egipto. Porque el éxodo había sido tan apresurado que no había habido tiempo para preparar la levadura.

El Evangelio de Juan, en cambio, fija la Santa Cena al menos un día antes. Entonces se habría servido el pan fermentado más esponjoso. En el Nuevo Testamento también se encuentran argumentos auxiliares. A veces, el texto griego básico habla en general del pan (artos), y luego de nuevo explícitamente de la fiesta de los panes sin levadura (azymon). A veces Jesús compara la levadura con algo bueno (el reino de los cielos), otras veces con algo malo (la doctrina falsa).

Durante un tiempo, los acimitas y los procimitas se llevaron bien. Pero cuanto más discutían las Iglesias de Oriente y Occidente sobre la supremacía en el cristianismo, más imputaciones se hacían mutuamente. Al final, los portavoces de ambos bandos se echaron mutuamente de la Iglesia. Así, en el siglo XI se produjo el “Gran Cisma”, la ruptura entre las Iglesias Católica y Ortodoxa.

Una cuestión de trato

En Occidente, pronto hubo algo nuevo: el pan plano dio paso a un pan aún más plano, la oblea (del latín oblata = ofrecida), una simple masa de pan hecha de agua y harina, horneada como una oblea, pero en cualquier caso sin nada que la fermente, es decir, sin levadura. Su gran ventaja es que la masa no se hace migajas fácilmente, lo que facilita el manejo del cuerpo de Cristo con dignidad.

El resultado se sigue llamando hasta hoy hostia. La palabra latina hostia se refería originalmente al animal destinado al sacrificio y al principio se aplicó al propio Jesucristo. Para los Padres de la Iglesia era el término que englobaba los dos elementos de la Santa Cena, el pan y el vino. Recién a partir del siglo IX se utiliza para referirse únicamente al pan de la Santa Cena.

Así, se ha desarrollado una gran variedad de panes hasta el día de hoy, a veces incluso dentro de cada denominación: Los protestantes reformados y uniatas tienden a utilizar pan blanco hecho con masa de pan leudado. Los protestantes luteranos, en cambio, utilizan pan sin levadura, al igual que la Iglesia Anglicana y la Iglesia Nueva Apostólica.

El pan, es solo la mitad de la Santa Cena. Y qué decir de la otra mitad. La próxima entrega de esta serie estará destinada al vino.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
9.02.2021
sacramentos, Santa Cena