Vida digital para la comunidad

Una aplicación que aún está en desarrollo y que ya tiene una gran demanda. Nadie cuestiona que fue una buena idea. El proyecto de web y aplicación meinegemeinde.digital está entrando en la segunda ronda.

Dos fines de semana en vela valieron la pena: Maximilian y Raphael Mayer, Simon Zebrowski, Julian Zechko y Florian Winkler-Rösler pudieron imponerse con su proyecto (como ya informamos) meinegemeinde.digital a otros 1.500 proyectos en la hackatón del Gobierno Federal de Alemania. Así, el concepto de digitalización de la vida en la comunidad ganó el concurso de ideas “Corona” junto con otros veinte equipos y entró en la siguiente fase.

Apoyo del Gobierno Federal

Para el proyecto, esto significa ahora que cuenta con apoyo financiero y de expertos. Los jóvenes están muy contentos con recibir ayuda competente, especialmente en el área de asuntos legales. Entonces también pueden aspirar a ofrecer la aplicación en todo el mundo y en muchos idiomas diferentes.

Para la vida cotidiana de los desarrolladores de aplicaciones, el apoyo del gobierno alemán no significa en absoluto un alivio. Todo lo contrario. A través de la hackatón, la idea se ha hecho tan conocida que difícilmente puedan escapar a los muchos pedidos: “En realidad pensamos que sería más difícil vender algo así”, recuerda Maximilian. “Pero realmente se vendió solo. La gente que nos contactó lo quería por todos los medios”. Muchas comunidades nuevoapostólicas que han leído sobre el proyecto en nac.today u otras páginas, así como comunidades de otras denominaciones y grupos de autoayuda, ya se han registrado. El concepto de la aplicación solo ha estado en vigencia durante unas pocas semanas y ya hay más de 140 interesados.

Debido a que la respuesta ha sido tan positiva, los cinco programadores cristianos han decidido continuar, aunque cada uno de ellos está estudiando a tiempo completo o en un empleo a tiempo completo.

Complementar en línea la vida en la comunidad

La idea de la aplicación llegó a los desarrolladores cuando pensaban en cómo podrían resolver el problema de la distancia física causada por la crisis del coronavirus en su comunidad. Se dieron cuenta de que este problema es compartido por comunidades de todas las denominaciones. Con el proyecto de la aplicación web, los jóvenes no solo quieren mejorar la situación actual, sino también complementar permanentemente el ofrecimiento de la comunicación digital. Como la plataforma en línea es muy fácil de usar, los miembros de la comunidad mayores y menos conocedores de la tecnología también pueden usar este lugar de reunión en línea. “No se trata de sustituir ninguna de las plataformas existentes”, aclara Maximilian. “Simplemente queremos complementar el ofrecimiento de servicios. Por lo tanto, no queremos digitalizar la Iglesia o los Servicios Divinos, sino que queremos que el ofrecimiento sea más diverso y pueda usarse de complemento”.

Mirar hacia el futuro

Desde el primero de abril, los cinco cristianos con experiencia en tecnología han estado trabajando junto con cuatro comunidades nuevoapostólicas de prueba en toda Alemania. Estas han sido seleccionadas entre el sorprendentemente gran número de solicitudes presentadas y tienen estructuras lo más diferentes posibles. La respuesta de los usuarios de la prueba se está implementando en forma continua y pronto se agregarán más comunidades a la lista. Por ejemplo, los usuarios de la prueba pudieron señalar a los desarrolladores de la aplicación que un mayor contraste de la fuente y el color de fondo mejoraría la legibilidad. Este aspecto fue mejorado en la siguiente actualización. Pronto también habrá una función de chat encriptada para conversaciones de asistencia espiritual digitales. A los cinco desarrolladores no les faltan ideas.

Posibilidades individuales

Lo que anteriormente se había concebido como una especie de intercambio de información pronto fue utilizado por las comunidades de prueba para sus propios fines. Como la aplicación está diseñada para permitir a todos ser tan creativos como quieran, los dirigentes de comunidad pueden hacer sus propias sugerencias. Algunas ideas incluso sorprendieron a los especialistas en línea: “Una comunidad ha iniciado un concurso para sus niños, que pide a los niños que hagan dibujos sobre un determinado tema”, dice Florian con entusiasmo. “Las fotos se ponen en línea en la plataforma del sitio web de la comunidad y eso es, por supuesto, un muy buen incentivo”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Katrin Löwen
14.04.2020
Media, Congregational life