Larga búsqueda y de pronto la encontró

EE. UU., Japón, Alemania: son las etapas de la vida de Shawn Beasley. Su camino de fe tiene incluso algunos tramos más. El itinerario de una larga búsqueda.

Shawn Beasley está parado frente a la administración de la Iglesia Nueva Apostólica de Alemania del Oeste con un traje negro y las manos juntas, sonriendo a la cámara a través de su barba. El padre de tres hijos ha completado un viaje de tres horas y media a Dortmund para la traducción simultánea de un Servicio Divino al inglés.

La lengua materna del Pastor Beasley es el inglés. Pero la primera vez que interpretó un Servicio Divino tuvo sus dificultades: “Simplemente no conocía cierto vocabulario de la Iglesia en inglés. En el mundo nuevoapostólico, el alemán es mi lengua materna”.

Alrededor de medio mundo

Su hogar hoy está en Alemania, en la ciudad de las joyas y las piedras preciosas: Idar-Oberstein. Pero nació en Augusta, la segunda ciudad más grande del estado estadounidense de Georgia. A partir de allí su camino lo llevó por medio mundo hasta que encontró su nuevo hogar en Alemania en 1999.

Después de la escuela, Shawn Beasley se unió a la Marina de los Estados Unidos. Su misión lo llevó a la costa de Japón, entre otros lugares. Después de terminar sus servicios en 1996 regresó a los EE. UU., a Florida. En 1999 se unió de nuevo a las fuerzas armadas, esta vez al ejército de los EE. UU., que lo envió a Alemania, a Idar-Oberstein. Allí conoció a su esposa Jutta, quien es nuevoapostólica desde su infancia. Ella lo invitó a venir a la Iglesia.

Desde muy joven en la búsqueda

Shawn estuvo interesado en la fe cristiana desde que era un niño. A los siete años fue bautizado en la Iglesia Bautista Revivalista a pedido propio. Cuando tenía 13 años, vivió con su padre durante un año y asistía con su esposa los domingos a la Iglesia Metodista.

Pero tampoco allí se quedó. Siguió buscando y como adulto se ocupó de otras denominaciones cristianas. Estudió la fe de los nativos americanos y comenzó a entrenarse como chamán. Finalmente conoció el budismo y el taoísmo.

Orientación en el camino

Lo primero que impresionó a Shawn Beasley de la fe nuevoapostólcia fue la forma en que su actual esposa la vivía. “Me visitaba a menudo en el cuartel, incluso los fines de semana. Pero los domingos iba primero al Servicio Divino y luego venía a visitarme a mi base”. También fue conociendo cada vez más a los hermanos y hermanas de la comunidad durante sus visitas a la Iglesia y se encariñó con ellos. Y hubo dos experiencias más.

Apenas dos semanas antes del 11 de septiembre de 2001, dejó el ejército: “Ya no podían llamarme, así que no tuve que participar en la guerra de Irak”, dice Shawn Beasley. Después, encontró en forma inesperadamente rápida un trabajo en el sector de informática en Alemania, que seguía siendo para él un país extranjero.

Y llegó a casa

“Hasta entonces las cosas no me habían resultado fáciles”, informa. “No tengo estudios, estuve dos veces en el ejército y ya tengo atrás mi segundo matrimonio. Hasta ese momento, la suerte no había estado de mi lado”.

“¿Por qué tengo tanta suerte ahora? ¿Por qué las cosas me van bien ahora?”, se preguntó Shawn Beasley. Cuando se enteró de que los hermanos y hermanas de la Iglesia estaban orando por él, se convenció de que el amado Dios lo había llamado y lo había conducido a Él. Esto lo llevó a sellarse en 2003 para convertirse en miembro de la Iglesia Nueva Apostólica.

Ya un año después, el Apóstol Gert Opdenplatz lo ordenó como Diácono. “Lo que más le hubiera gustado a mi dirigente de comunidad era que fuese ordenado como Diácono el mismo día de mi Adopción en la Iglesia. Pero luego quisieron darme un poco más de tiempo”, dice el Pastor volviendo a sonreír. Como alguien que llega después de un largo viaje y se siente a gusto.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Tatjana Fröhlich, Andreas Rother
5.11.2020
vida en la comunidad