En foco 18/2018: Ser fiel tiene que ver con el amor

Ser fiel sin amor se vuelve difícil. El Apóstol de Distrito Peter Schulte (Australia) explica sus pensamientos sobre el lema del año del Apóstol Mayor echando una mirada a la Biblia.

Si pensamos en el lema de 2017, "Gloria a Dios, nuestro Padre", primero estará ante nosotros Dios, el Creador, a quien ofrecemos alabanza y agradecimiento. Con el lema de este año, "Ser fiel a Cristo", está Cristo delante de nosotros, quien siempre es fiel.

Ser fiel significa demostrar lealtad, guardar su palabra, sus promesas y votos, que uno ha pronunciado en la vida. A veces nos comportamos como corresponde porque creemos que se espera de nosotros que lo hagamos o porque tenemos miedo de las consecuencias negativas. Pero la fuerza impulsora de la auténtica fidelidad es el amor.

En la misiva a la comunidad de Éfeso dice: "Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo ... y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado" (Apocalipsis 2:2-4). Estas son las características de la fidelidad, pero la preocupación aquí era que la comunidad había dejado su primer amor. Su fidelidad sólo era una cuestión que cumplían a medias. Ya no estaba realmente viva en ella.

Cristo nos es fiel porque nos ama. Él demostró su fidelidad ofreciéndole al hombre venir a él pese a sus errores y debilidades, defendiéndose del mal y dando su vida en la cruz para nuestra redención.

Ahora tenemos la oportunidad de demostrar que somos fieles a Cristo siguiéndolo a Él y a su doctrina, sirviéndolo con gusto, trayendo nuestras ofrendas por agradecimiento, confesando su nombre y anhelando su retorno.



Foto: Oliver Rütten

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Peter Schulte
9.10.2018
lema