Ya no en el cielo, ahora en la red

Adiós a los satélites, más emisiones y una licencia de emisión para el streaming abierto. La Iglesia Nueva Apostólica reorganiza sus transmisiones de Servicios Divinos en Europa. Uno de los desencadenantes de este cambio es la pandemia del coronavirus.

Fue un estreno discreto, a mediados de marzo en Fráncfort (Alemania): el Servicio Divino en el que se colocó un nuevo dirigente de distrito fue transmitido en directo a la región. Pero delante de la puerta de la iglesia no estaba el conocido camión de las transmisiones, sino una furgoneta (todavía) de color blanco neutro, la primera de las tres de su tipo.

El vehículo es más compacto sobre todo porque la Iglesia está recorriendo nuevos caminos en las transmisiones: la Editorial Bischoff, de propiedad de la Iglesia, se despide del satélite y pasa a Internet. Así lo ha decidido la asamblea de Apóstoles de Distrito Europa. La razón es que esta forma es más barata y flexible.

Despliegue en varios niveles

Con el cambio a partir de principios de 2022, se podrán gestionar más emisiones que antes. En ellas se seguirán incluyendo las transmisiones a nivel mundial o de los distritos de la Iglesia. Además, habrá más transmisiones regionales, por ejemplo, a las comunidades de un distrito.

Asimismo, los hermanos en la fe podrán conectarse a las comunidades con sus propias cámaras desde casa. Según los planes actuales, quienes no posean una computadora podrán adquirir los receptores adecuados.

Las nuevas normas facilitan el acceso

La gran mayoría de estos Servicios Divinos no se pueden recibir libremente. Su marco cerrado está determinado por el propio portal de IPTV de la Iglesia, que en la actualidad se está ampliando inicialmente de 1.000 a 20.000 usuarios. Sin embargo, las nuevas normas permiten un acceso más fácil que antes.

Este acceso ya no lo concede la Iglesia regional responsable, sino la respectiva comunidad bajo la responsabilidad de su dirigente. Según el concepto, el ofrecimiento se dirige a todos los “miembros de la comunidad para los que no es posible por diversas razones la participación en el Servicio Divino presencial”.

Con la licencia al público

Con Servicios Divinos seleccionados, las Iglesias regionales europeas también quieren salir al aire públicamente, y de forma regular. En qué intervalos, eso aún se está aclarando. Por el momento, YouTube está previsto como el canal de streaming.

Para ello, la Editorial Bischoff solicitará una licencia de emisión. Esto se debe a que estas emisiones cumplen los mismos criterios legales que se aplican a la televisión. Entre ellos, una cierta regularidad, el anuncio de fechas, el uso de varias cámaras y la emisión en directo, así como el hecho de llegar a más de 20.000 usuarios simultáneos.

Aprendido debido a la crisis

La Iglesia Nueva Apostólica conoce las transmisiones por vídeo de los Servicios Divinos a pequeña escala desde 1983. El avance internacional se produjo en Pentecostés de 1990, cuando 270.000 participantes de 17 países se conectaron vía satélite. En 2007 las emisiones se abrieron nuevos horizontes en Internet, pero solo como un canal adicional. En ese momento, se interpusieron en el camino del cambio obstáculos técnicos y organizativos.

Recientemente el coronavirus aceleró la evolución en forma masiva. Cuando el mundo entró en el confinamiento por la pandemia y los Servicios Divinos tuvieron que ser transmitidos a casa, las Iglesias regionales y las comunidades aprovecharon las posibilidades de Internet en un amplio frente. Lo que entonces se creó de forma especial, y a veces provisional, está adquiriendo ahora estructuras permanentes.

Qué significa el nuevo concepto para las Iglesias regionales: nak.org, la página web oficial de la Iglesia Nueva Apostólica Internacional, ofrece información al respecto.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
24.04.2021