Un viaje a Asia, pero diferente a lo esperado

En los años setenta del siglo XX, Bodo Weber era Evangelista en Canadá. Probablemente nunca olvidará su primer viaje a Asia, un relato apasionante de primera mano.

En los años 1970, mi Apóstol de Distrito Michael Kraus y mi Apóstol Gottfried Schwarzer me preguntaron si quería ayudarles en su trabajo en los países del sudeste asiático de Tailandia, Birmania (hoy: Myanmar) y Laos. En ese momento, yo era Evangelista y dije que sí.

En mi primer viaje allí, me tenía que encontrar con el Anciano de Distrito Edward Deppner en Bangkok (Tailandia) en un hotel donde yo había reservado una habitación para la primera noche. Él iba a presentarme a los hermanos de la zona. Al día siguiente queríamos volar más al norte, a Chiang Mai. La mayoría de los portadores de ministerio activos en esa época vivían allí.

La larga espera en el hotel

Esperé al Anciano del Distrito todo el día, pregunté en la recepción del hotel si sabían algo de él. Pero nadie parecía conocerlo o saber algo sobre una reunión. En la tarde de ese día finalmente vino. Solo tuvimos una breve conversación. Me dijo que había comenzado su viaje antes de lo esperado y que por lo tanto ya había estado en el norte de Tailandia. Debía volver a reservar mi vuelo allí y ponerlo al final de mi viaje.

El plan de Dios se ve diferente

Así que el primer destino fue Birmania (Myanmar). Cuando llegamos allí, oímos en las noticias que había habido una catástrofe en mi vuelo originalmente reservado a Chiang Mai: El avión se había estrellado mientras despegaba de la pista y los 43 pasajeros murieron. Me pareció muy terrible y recordé que le había dado mis fechas de viaje planeadas a mi esposa en casa. Por supuesto, ella ahora tenía que asumir que yo había tomado el avión accidentado. La noticia del accidente se difundió rápidamente en los medios de comunicación internacionales, por lo que era mi deseo urgente asegurar a mi familia que yo no había estado a bordo. Pero llamar por teléfono a Canadá resultó ser extremadamente difícil. En aquellos días no había teléfonos móviles y llamar a Canadá desde el extranjero no era fácil de conseguir ni barato. Pero sin falta tenía que llamar para decirles a todos que estaba bien.

Ansiedad e incertidumbre

Me dijeron que la única manera de hacer una llamada internacional era hacer una cola en la oficina de correos. Una llamada así no sería posible desde el hotel, porque el gobierno no lo permitía en ese momento. Me registré para efectuar mi llamada telefónica y esperé dos días para que finalmente pudiera hacerla. Conseguí permiso para una línea abierta y, después de pagar 54 dólares por una llamada de tres minutos, finalmente pude llamar a casa. La conexión era extremadamente mala, pero al menos podía oír la voz de mi esposa en el otro extremo. Le conté que tenía buena salud y que no había estado en el avión que se estrelló. Después de un minuto la llamada fue cortada abruptamente por las autoridades.

Protección angelical en los viajes

En total nos quedamos en Birmania tres días y no tuvimos ningún contacto con el mundo exterior durante ese tiempo. Después volvimos a Tailandia, donde figuraba en el programa el resto de nuestro viaje. Desde Tailandia pude llamar a mi esposa y contarle todo lo que había pasado. Esa vez también solo fue posible desde la oficina de correos. Mi esposa y mis dos hijos se tranquilizaron y agradecieron por la protección angelical.

El Anciano de Distrito luego voló a África y yo todavía permanecí en Tailandia.



Sobre la persona:

Bodo Weber es un Obispo de la Iglesia Nueva Apostólica, desde 2007 está en descanso ministerial. Vive en Waterloo, Canadá. Durante 25 años viajó por el mundo en nombre de la Iglesia. Durante su tiempo de actividad no solo trabajó en su distrito natal de Toronto, sino que también atendió a las comunidades en Tailandia, Malasia, Sri Lanka, Birmania, Laos, Bermudas y las Bahamas. Le preguntamos si volvería a hacer el mismo trabajo tan agotador. Su respuesta: “Definitivamente sí. Tuve muchas experiencias a lo largo de los años, pero la descrita anteriormente nos conmovió a mí y a mi familia especialmente porque no había nada que pudiéramos hacer al respecto. Pero sí: ¡esos eventos nos hicieron más fuertes, no más débiles! No querría cambiar nada”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Peter Johanning, Bodo Weber
7.03.2020
Myanmar, Tailandia, vida en la comunidad