En igualdad de condiciones, en cuanto a la semejanza y el encargo

Tanto en su organización como en su contenido, la última asamblea de Apóstoles de Distrito estuvo dominada por la crisis del coronavirus. Sin embargo, esto no puede detener el trabajo en los temas concernientes al futuro.

¿Por qué tener una asamblea de Apóstoles de Distrito (AAD) en estos tiempos? Hay al menos dos razones. Una legal: los estatutos de la Iglesia Nueva Apostólica Internacional prescriben dos asambleas de Apóstoles de Distrito por año. Y una relativa al contenido: el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider quiere continuar el programa que se está discutiendo. Esta vez el tema que debía tratarse era: “El hombre y la mujer a imagen y semejanza de Dios”.

Con este telón de fondo, los Apóstoles de Distrito no se reunieron en Zúrich durante varios días, como de costumbre. En cambio, se reunieron virtualmente por videoconferencia para una sesión más corta. Y debido a que la reunión abarcaba varias zonas horarias desde Australia a América, hubo un ensayo general previo al estreno.

Cómo la Iglesia supera la crisis

El Apóstol Mayor abrió la reunión con una sentida oración por la protección y asistencia de Dios. En el centro de su oración estuvo la intercesión: “¡Señor, ayuda a los seres humanos que has creado!”.

Posteriormente, los participantes de la AAD informaron sobre los efectos de la crisis del coronavirus en sus países: Muchas comunidades siguen cerradas o han vuelto a cerrar y a menudo no se pueden realizar los Servicios Divinos. Los viajes son limitados, las transmisiones por Internet no en todas partes son posibles.

Hay muchas voces que están muy agradecidas de que los ofrecimientos en línea pudieran reemplazar los Servicios Divinos cancelados en las comunidades. Sin embargo, los dirigentes de la Iglesia estuvieron de acuerdo en que no hay nada que pudiese superar los ofrecimientos presenciales con festejo de la Santa Cena.

Situación en los diferentes países

“Estamos técnicamente bien posicionados en los países del sudeste asiático, pero solo en las grandes ciudades. En el campo las cosas son diferentes”, explicó el Apóstol de Distrito Edy Isnugroho de Indonesia.

“En Nueva York hemos tenido algunos meses malos”, dijo el Ayudante Apóstol de Distrito John Fendt. Y también recordó la necesidad aún mayor que hay en los países centroamericanos: La población de Nicaragua y Honduras también se vio afectada por dos fuertes huracanes en poco tiempo. Cientos de personas perdieron la vida.

La situación en Argentina también es preocupante. No obstante, al menos se están reabriendo lentamente las primeras comunidades, asegura el Apóstol de Distrito Enrique Minio. Sin embargo, si la asamblea de Apóstoles de Distrito internacional prevista para Pentecostés de 2021 puede tener lugar en Buenos Aires todavía está en suspenso, informó el Apóstol Mayor.

El ser humano a imagen de Dios

El tema principal de la agenda de la AAD fue la igualdad de condiciones de la mujer y el hombre como imagen de Dios. El Catecismo nuevoapostólico dice: “El varón y la mujer son imagen de Dios en la misma medida y, por lo tanto, ambos son iguales en esencia. No solo fueron creados el uno con el otro, sino también el uno para el otro y poseen el mismo encargo de “señorear” sobre la tierra, es decir, de darle forma y preservarla.

El poder otorgado al ser humano no lo autoriza a manejar la creación arbitrariamente. Justamente como él es imagen de Dios, más bien está comprometido a tratar a la creación como corresponde a un ser divino: con sabiduría, benevolencia y amor” (Catecismo INA 3.3.2). Los fundamentos y resultados del debate detallado sobre este tema se resumirán y publicarán en un documento, primero en el círculo de los Apóstoles y luego en una edición especial de los “Pensamientos Guías”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother, Peter Johanning
2.12.2020
Asamblea Internacional de Apóstoles de Distrito (AADI)