Cómo pregunta Dios por ti

Preguntas y más preguntas: una de ellas apenas vale la pena responder, con las otras hay que escuchar atentamente el eco de nuestra propia alma. Cómo Dios, el Padre y el Hijo, conducen y guían con sus preguntas.

“Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?”. Esta palabra bíblica de Génesis 3:9 marcó una de las siete preguntas en torno a las cuales giró el Servicio Divino en Dodoma (Tanzania) el 15 de agosto de 2021.

"Sé que tenéis que luchar con muchos problemas y sufrimientos", dijo el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider. Y cada vez que uno se enfrenta a tiempos y circunstancias difíciles, siempre viene el mismo espíritu con las mismas preguntas: “¿Dónde está tu Dios ahora? ¿Por qué no ayuda? ¿Por qué no te ha preservado de esto?”.

“Pero sabemos la respuesta: ¡Dios está aquí!”. Pues:

  • “Dios, el Padre, el Creador, sigue obrando. Cuida de su creación. Él es quien nos da el aire para respirar y los alimentos para comer”.
  • “Dios, el Hijo, está aquí. Fue a la cruz por nosotros, fue a su Padre para preparar un lugar para nosotros, y ahora es nuestro abogado”.
  • “Dios, el Espíritu Santo, está obrando. Él está obrando en la Iglesia. Él está obrando en nuestro corazón”.

Sin embargo, más importante y mucho más útil que la pregunta del adversario son las preguntas que Dios le hace a las personas.

¿Dónde estás tú?” ... fue lo primero que oyeron Adán y Eva cuando se escondieron con vergüenza. Con esta pregunta, Dios deja claro que se dirige a todo ser humano de forma incondicional, tradujo el dirigente de la Iglesia: “No tengas miedo, ven a mí, te amo. Estoy dispuesto a perdonarte”. Sin embargo, Dios también quiere ayudar a las personas decepcionadas, con una corrección de dirección: “Por favor, examina tu alma, ¿no notas que te estás alejando lentamente de mí?”.

¿Por qué dudas?” ... preguntó Dios a su pueblo a través del profeta Elías. Por lo tanto, también es así hoy: “Una vez decidimos que seguiríamos a Cristo y resistiríamos al mal, y deberíamos permanecer firmes en esa resolución, aunque el camino del pecado pueda parecer más fácil y corto para conseguir lo que queremos”.

¿Qué haces aquí?” ... escuchó Elías mientras se escondía desanimado en una cueva. Detrás de ella estaba el llamado: “Continúa tu trabajo. No tengas miedo. Estoy contigo. Cumple tu misión y verás que te bendeciré”. Esto se aplica no solo a los portadores de ministerio, sino a todos los creyentes como testigos de Cristo.

¿Dónde está vuestra fe?” … preguntó Jesús a los discípulos en repetidas ocasiones. A veces uno se enfrenta a situaciones aparentemente desesperadas. Entonces es necesario confiar en el amor de Dios y dejarse guiar por Él.

¿De qué estáis hablando?” ... escucharon los discípulos en el camino a Jerusalén. Esta pregunta también se aplica a la novia de Cristo. “¿Cómo hablamos de la Iglesia? ¿Cómo hablamos de los hermanos y hermanas? ¿Cómo hablamos de Dios?”. Esto tiene un impacto en la familia y la Iglesia.

¿Por qué me persigues?” ... es lo que escuchó el posterior Apóstol Pablo. Jesús quiso dejar claro: “Lo que hagáis a mis hermanos, a mí me lo hacéis”. Esto sigue siendo cierto hoy en día. Y por eso la prédica da el consejo: “En primer lugar, debemos pensar en lo que Jesús ha hecho por nosotros. Y solo entonces debemos decidir qué hacemos con nuestro prójimo”.

“Estas son solo algunas de las preguntas que el Espíritu Santo quiere hacernos”, concluyó el Apóstol Mayor Schneider. “Llevemos estas preguntas en el corazón, se trata de nuestra salvación”. La respuesta de Jesús es siempre la misma: “Pase lo que pase, estés donde estés, ven, te amo, te perdono, quiero salvarte, sígueme hasta el final, con mi ayuda puedes lograrlo”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
2.09.2021
Tanzania, apóstol mayor, servicio Divino