El canto de Pentecostés 2020: en armonía sin límites

El “Coro Virtual Internacional” para la fiesta de Pentecostés 2020 se pudo terminar justo a tiempo. Y fue un trabajo duro: 80 horas de música de 1.600 participantes provenientes de 50 países.

Viernes 29 de mayo, 7:00 de la mañana: El grupo de voluntarios formado por Théo Rohmer y Cédric Rung de Francia por fin puede irse a dormir. Pasaron las dos últimas noches completas trabajando. Sus computadoras funcionaron a toda velocidad.

En los días y noches anteriores, estuvieron viendo y clasificando clips de vídeo. Para la fecha de cierre del miércoles, habían juntado 1.317 ingresos y otros 150 más o menos llegaron después. Y en muchos de los vídeos canta más de una persona.

Vacaciones para trabajar duro

¿Qué voz, qué idioma, qué calidad de imagen y sonido? Hay mucho que considerar hasta encontrar el lugar adecuado en el coro virtual. ¿En qué orden se presentan las grabaciones? ¿Cuál es la mejor manera de mezclar los cientos de pistas de audio?

El grupo se organizó bien, creó un sitio web y una base de datos para grabar los clips, y se dividió el trabajo en turnos. Para este esfuerzo se tomaron varios días de licencia no remunerada.

No todos los vídeos lo lograron

La respuesta a la participación fue abrumadora. No todo lo que estaba planeado pudo hacerse: por ejemplo, el boletín de noticias. Y muchas de las consultas por e-mail o mensaje quedaron sin respuesta. Y no todos los vídeos entraron en la compilación por razones organizativas, de tiempo o técnicas.

El equipo espera que nadie se decepcione y pide comprensión. Después de todo, el objetivo principal era terminar a tiempo para Pentecostés. Y para lograrlo no solo necesitaban su tiempo los cuatro jóvenes, sino más aún lo necesitaban los asistentes de cálculos virtuales.

Se hizo de todo corazón

Cuatro computadoras fueron conectadas formando un clúster. Además, añadieron capacidad en la nube, pues se necesita mucha potencia para sumar las 80 horas de audio y vídeo que se suman en los pocos minutos de duración de la canción.

Tal vez después de Pentecostés realicen una versión extra con el material restante. Pero ahora es momento de relajarse y disfrutar: “Realmente disfrutamos haciéndolo y lo hicimos de todo corazón”, dice Théo Rohmer. Y “fue una gran experiencia poder chatear con tantos hermanos y hermanas de todo el mundo”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
31.05.2020