Megaciudad de San Pablo: la máquina que mueve a Brasil

12 millones de habitantes en la ciudad, en la región metropolitana llegan a 20 millones: San Pablo, la ciudad más grande de Sudamérica. ¿Y cómo viven allí los cristianos nuevoapostólicos?

San Pablo, la megaciudad de Brasil, festejó hace poco su 468º cumpleaños. La floreciente capital del estado federal homónimo es la ciudad más importante de Brasil y al mismo tiempo, su centro financiero y comercial. Karin Zwar, nuestra corresponsal de nac.today brasileña, habla con mucho respeto de la "máquina que mueve a Brasil".

Y no sólo el dinero mueve a la ciudad, también hay muchas atracciones turísticas: el Museo de Arte Moderno de San Pablo, la Avenida Paulista, el Parque Ibirapuera, el Teatro Municipal de San Pablo, la Pinacoteca, el Mercado Municipal. Todos lugares muy visitados por los turistas. También es digna de mención la gastronomía original: San Pablo alberga más de 12.000 restaurantes con 52 tipos de cocina.

Punto de encuentro multicultural

Sampa, como también es llamada cariñosamente San Pablo, es multicultural. Innumerables inmigrantes de todos los países del mundo establecieron su residencia en esta región. Hasta hoy se sienten las raíces portuguesas, italianas, alemanas, libanesas y japonesas. Hay barrios típicos tradicionales étnicos: en Bixiga, el barrio italiano, están las mejores cantinas y pizzerías. En Liberdade se destacan las cocinas japonesa, china y coreana. Y en Brás la mayoría de los comercios pertenecen a propietarios de los países árabes.

Todas las grandes e importantes empresas tienen sus filiales en la ciudad: VW, Mercedes-Benz, BASF, Bayer, Ford, General Motors, ZF, Pirelli, Firestone y muchas otras. Esto trae a la ciudad las grandes ferias y reuniones internacionales.

Comunidades nuevoapostólicas

San Pablo también es una metrópoli de Iglesias y religiones. La Iglesia Católica Romana es la más grande, pero también existe todo un espectro de otras confesiones y denominaciones.

¿Y la fe nuevoapostólica? En los años 1930 llegaron a Brasil muchos inmigrantes que eligieron San Pablo como su lugar de residencia, entre ellos también familias nuevoapostólicas. Estas familias de alguna forma se encontraron, de boca en boca lograron comunicarse. Los primeros Servicios Divinos tuvieron lugar en la vivienda de la familia Koller en Santana. A partir de allí, la Iglesia Nueva Apostólica de Brasil se siguió desarrollando en forma constante.

En Santana hay hoy una hermosa iglesia, en la que 50 miembros de la comunidad se reúnen para los Servicios Divinos. Su dirigente es el Pastor Alberto Gonzaga. El coro brinda una atmósfera alegre a los hermanos y hermanas los miércoles y domingos con sus cantos. Santa Clara está ubicada a 15 kilómetros de distancia de Santana. La comunidad cuenta allí con 55 concurrentes.

Bosque da Saúde es la comunidad nuevoapostólica del centro de la ciudad de San Pablo, pero no está ubicada en el corazón de la ciudad, como escribe Karin Zwar. Allí concurren regularmente 40 hermanos y hermanas a los Servicios Divinos. Existe un pequeño ensamble de violín y flauta. El edificio de la iglesia dispone de una acústica privilegiada. Su dirigente se llama Jorge Alexandre Farias.

Allí, en Bosque da Saúde asisten a los Servicios Divinos los expatriados nuevoapostólicos que trabajan en las empresas extranjeras con sede en San Pablo. Provienen de América del Sur y del Norte o de Europa y permanecen algunos años en la región. En esta comunidad se realizan muchas veces Servicios Divinos regionales del Apóstol de Distrito o los Apóstoles para los cuales se reúnen todas las comunidades del conurbano: Santana, Santa Clara, Bosque da Saúde, Santo André y São Bernardo do Campo. El Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider celebró aquí en 2014 un Servicio Divino para los siervos.

Puntos de encuentro regionales

Los ensayos del coro regional de San Pablo también se realizan en Bosque da Saúde. Los miembros del coro se encuentran después del Servicio Divino y luego almuerzan juntos. El ensayo del coro por la tarde dura dos a tres horas. Mucho trabajo, pero también mucha comunión, esto fortalece la fe y alegra el alma.

San Pablo, una metrópoli gigante con encanto y personalidad propia, formada por inmigrantes de todo el mundo que, aunque preservaron su cultura, permitieron darle un toque especial que los une, y que no tiene igual. San Pablo, la máquina que mueve a Brasil.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Karin Zwar, Peter Johanning
27.02.2017