Testificar de Jesucristo

Sin testigos de la resurrección no estaríamos en la Iglesia de Cristo. "Nuestro deseo es que por nuestro testimonio aún se acerquen a Cristo muchas personas más", mencionó el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider.

El Servicio Divino del 16 de abril de 2017 en Marburgo fue basado por el máximo dirigente de la Iglesia en la palabra de Hechos 10:40-42: "A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos".

Elemento básico de la fe cristiana

Jesús ejerció su actividad públicamente, todos pudieron verlo, todos también lo vieron morir, pero nadie vio cuando resucitó. "Y como el Resucitado sólo se manifestó a aquellos que ya antes, antes de su muerte creyeron en su palabra", expresó el Apóstol Mayor Schneider. "¡Dios quiso mostrar con ello que todo depende de la fe!"

Y esto ya fue así con Adán y Eva, con los profetas y "todavía nos sigue sucediendo a nosotros. Debemos creer en la palabra de Dios sin pruebas, sin grandes explicaciones, sin señales". Sin esta fe, dice en la epístola a los Hebreos, nadie se puede acercar a Dios y nadie puede agradar a Dios (Hebreos 11:6).

Reconocer a Jesús

Después de la resurrección, los creyentes de aquella época no pudieron reconocer a Jesús de inmediato. Él se tuvo que dar a conocer a ellos:

  • a María Magdalena cuando la llamó por su nombre (Juan 20:16).
  • a sus discípulos cuando les abrió el entendimiento (Lucas 24:27 y 45).
  • a sus discípulos cuando les dio su paz.
  • a sus discípulos cuando comió con ellos (Lucas 24:41-43; Juan 21:12-13).
  • a sus discípulos cuando acudió en su ayuda (Juan 21:6-7).

La fe cristiana basada en el testimonio

"¿Por qué se manifestó a ellos?", preguntó el Apóstol Mayor Schneider. "¡Ellos debían ser sus testigos! Casi cada encuentro con el Resucitado tenía su objetivo". María Magdalena debía anunciar la resurrección a los discípulos (Juan 20:18), los discípulos debían ser sus testigos (Lucas 24:48) y los Apóstoles debían servirle (Mateo 28:19-20).

Toda la fe cristiana está basada en el testimonio de los primeros cristianos. "Si no hubiesen dicho nada, hoy no estaríamos en la Iglesia de Cristo, no existiríamos como cristianos. Y como las mujeres y los hombres lo anunciaron con tanta convicción: '¡Jesucristo vive! ¡Él venció! ¡Él está activo! ¡Él ayuda! ¡Él viene!' surgió de ellos una gran muchedumbre de cristianos".

Encontrarse con Jesús

"¡Jesucristo vive! Como creemos en su palabra, creemos en su Evangelio, creemos en el testimonio que hemos recibido, tenemos la posibilidad de encontrarnos hoy con el Resucitado". El que cree en la palabra de Jesús, también puede encontrarse hoy con el Resucitado. No se manifiesta con una figura visible, pero su presencia puede ser percibida:

  • en la dedicación personal en el Servicio Divino.
  • en abrir el entendimiento para su plan de salvación.
  • en el perdón de los pecados y la paz.
  • en la invitación a la comunión de su mesa en la Santa Cena.
  • en la ayuda en la vida cotidiana.

Testificar de Jesús

Como hizo con sus discípulos, el Señor nos exhorta también hoy a ser testigos de su resurrección.

  • Él vive. "Jesús sigue hablando hoy. Su palabra es totalmente actual. Él también tiene algo para decir sobre las condiciones actuales. Él habla a través de los tiempos".
  • Él perdona. "Esto se tiene que poder reconocer en la comunidad del Señor, que Jesús todavía sigue estando activo y que perdona los pecados. El que puede recibir el perdón de los pecados, también estará en condiciones de perdonar al prójimo y esto el mundo lo tiene que poder ver".
  • Él vence. "Cristo resucitó, Él venció el pecado y el mal; Él es el Vencedor y esto testificamos en la lucha en contra del mal. No nos rendimos, no nos resignamos".
  • Él viene nuevamente. "Él se acerca a los que creyeron en su palabra. Él los llevará consigo. ¿Y por qué lo hace? Él les da un envío y ellos luego deben ser sus testigos en el reino de paz. Allí seguirá. Él no viene porque ellos son mejores que los demás. Él viene porque ellos luego tendrán un encargo especial. Tendrán que difundir su Evangelio en el reino de paz".

"No renunciamos a la esperanza. Sigamos siendo testigos de la resurrección de Jesucristo", apeló el Apóstol Mayor Schneider a sus hermanos y hermanas en la fe.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Oliver Rütten
8.08.2017
Alemania, apóstol mayor, servicio Divino