Hacer el bien, desde la siembra hasta la siega

¿Hacer el bien? ¿Quién no quiere, realmente? Pero fracasamos demasiadas veces. Lo que no hay que hacer es renunciar. Esa es la divisa. Pues al final siempre vale la pena. La guía para seguir adelante tomada de un Servicio Divino.

La divisa fue tomada del texto bíblico: "No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos" (Gálatas 6:9). El Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider predicó sobre esto el 23 de junio de 2019 en Léogâne (Haití).

La siembra

¿Hacer el bien? Qué es, en realidad. El Director de la Iglesia mencionó cinco fundamentos:

  • Obedecer los mandamientos: A veces se nos van las ganas de acatar la ley de Dios. Como cuando se ve que las personas mienten y engañan y que con eso tienen éxito. "Pensad en José. Quedó fiel a su Dios. Dios al final lo bendijo. Y pudo ser una fuente de bendición para sus hermanos".
  • Obrar por amor a Dios: Es necesario guardar los mandamientos, aunque nadie nos esté observando. Pues no se trata de agradar al hombre, sino de agradar a Dios. "Cuando hacermos el bien, es solo para demostrar a Dios que lo amamos".
  • Trabajar en la redención: Dios comenzó su buena obra en el creyente dándole el don del Espíritu Santo. Ahora es necesario nutrir esta nueva vida a través de la oración y la palabra de Dios. A veces sucede que pareciera que la prédica se repite constantemente. Entonces ayuda que nos concentremos en algún aspecto y después lo pongamos por obra. "Cada semana descubrirás una nueva tarea para la semana que viene".
  • Dar amor sin expectativas: Hacer el bien significa amar a nuestro prójimo y hacer el bien a nuestro prójimo, incluso cuando este no retribuya nuestra dedicación. Pues "no amamos a nuestro prójimo porque queremos que él nos ame, sino porque el amor de Dios vive en nosotros".
  • Servir a Dios independientemente del éxito: Dios ve el esfuerzo y no los resultados logrados. "Recordad la parábola de los talentos. El único que fue castigado fue el que no hizo nada".

La siega

El que no renuncia a hacer el bien, a su debido tiempo segará, dejó claro el Apóstol Mayor:

  • El que ama a Dios tiene la seguridad de recibir siempre lo necesario para la salvación de su alma.
  • El que acepta la palabra y la pone por obra segará más que todas las expectativas que tuvo. Sin embargo, el proceso espiritual requiere tiempo. Para Dios el tiempo no responde al de los hombres.
  • Dios nos da ya hoy su paz y su gozo.
  • A menudo se reconoce recién más tarde que la ayuda de Dios llegó justamente en el momento apropiado.
  • El retorno del Señor no acontecerá demasiado temprano ni demasiado tarde. "Él vendrá justamente en el momento apropiado".

"No te canses de hacer el bien", apeló el Apóstol Mayor Schneider al final. "Puesto que es Dios mismo el que te promete que nunca te arrepentirás".

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
4.09.2019
Haití, apóstol mayor, servicio Divino