Ayuda globalizada

La ayuda que se le brinda a personas necesitadas y los pequeños proyectos que la sustentan no son pequeñas gotas en la inmensidad del océano, sino que constituyen para ellas un apoyo valioso, pues les proporcionan calor, una barriga llena y ojos brillantes en los niños.

Mantas para Moria II

En los campos de refugiados de la isla griega de Lesbos hace un frío tremendo; la temperatura interior de las tiendas apenas supera el punto de congelación. En cada una de ellas viven hasta 19 refugiados, sin electricidad ni agua caliente y solo con unas pocas instalaciones sanitarias. 7.500 personas están actualmente alojadas en el campo de refugiados Moria II. 2.500 de ellas son niños. Las mantas son escasas.

Un proyecto de ayuda ahora les proporcionará calor: es el de mantas para los refugiados del campo Moria II. La patrocinadora del proyecto es Martina Braun, diputada del parlamento estatal: “Bajo la dirección de la pastora Kodweiß y con la ayuda del empresario de impresión industrial Marius Ritzi, de Trossingen (Alemania), que recientemente también ha montado un pequeño taller de costura, en las próximas semanas se coserán 1.500 mantas cálidas y resistentes de tejido polar aislante. Un equipo de mujeres refugiadas, que ya han fabricado máscaras de tela en la empresa de Trossingen, tendrá a su cargo el trabajo. Las mantas calientes serán distribuidas directamente por nuestra organización local asociada “Lesvos solidarity” ya a fines de febrero.

El proyecto está coordinado por la Iglesia Metodista Protestante de Tuningen/Villingen-Schwenningen (Alemania). Humanaktiv, la organización de ayuda de la Iglesia Nueva Apostólica de Alemania del Sur apoya el proyecto "Mantas para Moria II" con una contribución de patrocinio de 2.000 euros.

Porotos para la comunidad

En este momento Ruanda, al igual que muchos otros países, se encuentra en el punto más álgido de la pandemia del coronavirus. Tiendas, mercados, centros comerciales... todo está cerrado. En Kigali, la capital de Ruanda, la situación es especialmente dramática.

El Apóstol Joseph Tuyisabe Serubibi describe así la situación de emergencia: “Tenemos cinco comunidades nuevoapostólicas aquí en Kigali, todas están cerradas actualmente. El toque de queda en la ciudad y las restricciones de contacto duran ya más de un mes y la población sufre, sobre todo por la falta de alimentos y el elevado desempleo. Todas las actividades se han paralizado por culpa del coronavirus”.

¿Y qué hacer? Para combatir la peor parte del hambre, los hermanos y hermanas de la comunidad Kirehe (en las afueras de Kigali) recaudaron dinero para comprar 150 kilos de porotos. Se llevaron bolsas de este alimento básico típico de Ruanda a la comunidad de Nyakabanda (dentro de la ciudad) y se distribuyeron.

Material escolar y juguetes para los niños de Togo

Los miembros de las comunidades del distrito de Herford (Alemania) volvieron a donar material escolar y juguetes para los niños de Togo. Los regalos llegaron a los niños de las comunidades de Dapaong, la ciudad más septentrional de Togo, tras ser transportados a lo largo de 7.000 kilómetros. Petra Kunzmann, que ayuda a coordinar el proyecto, escribe: “Los miembros de la asociación UGUS de Lomé empaquetaron los regalos, algunos de ellos en mochilas cosidas a mano con telas de batik. Cuatro jóvenes, Kafui, Raul, Sévérine y Victoire, de Lomé, emprendieron un viaje de 10 horas hasta Dapaong en autobús público. Era su primera visita a la región de la sabana, a 600 kilómetros de la capital Lomé”.

En la distribución de los regalos los acompañaron el Apóstol responsable Étienne Kloutse y la hermana de la fe Pascaline Kolani. A continuación, cerca de 300 niños y adultos recibieron los regalos del distrito de Herford, así como donaciones de ropa y alimentos de la asociación benéfica “Un Geste Un Sourire” (UGUS).

Los habitantes de la zona subsahariana, que viven principalmente de la agricultura, están preocupados por sus cosechas cada año, ya que debido al cambio climático las temporadas de lluvia se han vuelto más irregulares y las de sequía más amenazantes para su existencia. Por lo tanto, también se distribuyó arroz y porotos a las comunidades a partir de las donaciones en efectivo.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Oliver Rütten, Peter Johanning
2.03.2021
organización humanitaria, compromiso social, vida en la comunidad