"Cuando amo realmente a alguien, acepto que sea diferente"

Perspectiva, restrospectiva, percepciones: 100 días después del cambio en la conducción de Alemania del Oeste hablan ambos Apóstoles de Distrito sobre diversidad cultural, fusiones de Iglesias y planes particulares.

Apóstol de Distrito Rainer Storck, "Lo lograremos juntos" fueron sus palabras en Dieburg antes de recibir el encargo como Apóstol de Distrito para Alemania del Oeste. ¿Cómo lo puedo apoyar como simple miembro de una comunidad?

Estoy profundamente convencido de que esto no puede lograrse solo. Por supuesto, tengo que cumplir mi función, tengo que dirigir, pero es una función conjunta. El miembro de una comunidad local me apoya a través de las oraciones, la buena voluntad y aportando sus dones en la comunidad.

Dirigir una Iglesia regional tan grande es un desafío. ¿Dónde ve los puntos centrales de su trabajo?

Veo como mi tarea llevar a la práctica lo que dice el Apóstol Mayor y lo que viene de la asamblea de Apóstoles de Distrito. Luego debemos reflexionar sobre cómo podemos hacerlo concretamente en cada una de las áreas. La manera de proceder puede ser absolutamente diferente. Por eso estoy agradecido por el apoyo de los hermanos locales.

Apóstol de Distrito Bernd Koberstein, cuando mira hacia atrás a su época como Apóstol de Distrito, ¿qué desarrollos ve en ella como hitos?

Un hito veo, por cierto, en el desarrollo de las relaciones ecuménicas. Muchas cosas se han amalgamado y estamos en un muy buen camino. Mi impresión también es que la actividad en el círculo de los jóvenes se ha vuelto más intensiva. Esto es algo que me alegra mucho; asimismo el desarrollo de hermanos y hermanas que se hacen cargo de actividades en la Iglesia para las que no se necesita un ministerio. Ellos aportan sus dones, sus competencias.

¿Cómo logró abordar las diferentes necesidades culturales de los hermanos y hermanas en los diferentes países?

Para mí la mejor llave a todas las diferencias culturales es el amor. Cuando se ama realmente a los hermanos y hermanas, siempre se encontrará un camino para reaccionar a la cultura existente. Cuando realmente los amo, acepto que sean diferentes.

Apóstol de Distrito Storck: Quisiera completarlo, lo que hay que aprender es a escuchar. Ya se han tomado tantas decisiones equivocadas por evaluar equivocadamente una situación y no haber escuchado lo suficiente y con la suficiente intensidad. El error más grande que se puede cometer es despertar la impresión de que todo funciona de inmediato según las propias ideas. Entonces, cuando uno procede con cautela y escucha, se pueden tomar sobre esta base decisiones correctas. Escuchar y entender es muy importante.

Hablemos sobre la fusión de las Iglesias regionales. ¿Cuáles fueron los motivos?

Apóstol de Distrito Storck: Los motivos son, por un lado, la evolución demográfica. El otro motivo fue mencionado por el Apóstol Mayor en Dieburg: él quiere conducir a la Iglesia en forma verdaderamente colegiada y en equipo y dice muy abiertamente que eso se puede hacer mejor con quince o doce Apóstoles de Distrito que con cincuenta.

Apóstol de Distrito e. d. Koberstein: La fusión de ambas Iglesias regionales ofrece la chance de unir fuerzas, generar efectos asociados con la sinergia, tanto en lo administrativo como también en la asistencia espiritual.

Apóstol de Distrito Storck: En los asuntos administrativos es importante que aprovechemos los efectos asociados con la sinergia. ¿Por qué tener en Fráncfort y en Dortmund, ubicadas a 220 kilómetros una de otra, una sección propia para cada departamento de la administración? Este es, por lo tanto, un proceso completamente normal en vista de nuestros recursos financieros.

El otro punto: los Apóstoles de Distrito, en las Iglesias regionales que atendían hasta ahora, tampoco se podían ocupar de cada detalle de las comunidades. En la comunidad, el que tiene la palabra es el dirigente de la misma, él atiende la comunidad, el dirigente de distrito atiende el distrito. Ellos, por su parte, encuentran a su primer interlocutor en su Obispo o su Apóstol.

¿Es más dificil una fusión en un área aquí en Alemania que quizás sería el caso en África?

Apóstol de Distrito e. d. Koberstein: Un proceso así puede ser difícil para mí como Apóstol de Distrito cuando personalmente me considero importante. Cuando estoy bien ubicado, fijo las prioridades correctamente y luego tengo en vista a los hijos de Dios que me han sido confiados, la puesta en práctica de una decisión así no puede ser un problema. Pueden surgir problemas en determinados temas, pero todo esto se puede solucionar.

Apóstol de Distrito Storck: Geográficamente las áreas de actividad son ahora más grandes, pero la cantidad de comunidades y de miembros de la Iglesia por Apóstol no cambiarán. Veo más bien un desafío en las fusiones que una parte de los hermanos conoce al Apóstol desde hace un largo tiempo y la otra todavía no lo conoce. Precisamente estos hermanos entonces necesitarán una atención especial hasta que esto vuelva a estar compensado.

En Hesse/Renania-Palatinado/Sarre también se fusionaron distritos de Anciano. En la base, las fusiones en unidades cada vez más grandes siempre se ven en parte con escepticismo.

Cuando la cantidad de comunidades en un distrito se vuelve demasiado pequeña, cuando los círculos de los niños y la juventud se vuelven demasiado pequeños, entonces resulta útil y correcto fusionar los distritos. Naturalmente hay que tomar en cuenta al hacerlo, que las distancias no sean demasiado grandes. Las fusiones nunca pueden conducir a desatender a los hermanos y hermanas. Los hermanos pueden quedar seguros de que reflexionamos en todo detalle con los siervos de distrito, los Apóstoles y los Obispos antes de tomar una decisión.

Apóstol de Distrito Koberstein, ¿cómo ve sus planes personales para su descanso ministerial?

Ante todo quiero tener tiempo para mi familia, especialmente para los nietos. Un hobby es la música. Hasta ahora la promoví, de ahora en adelante la quiero practicar yo mismo, por un lado en un instrumento, por el otro quiero tomar clases de canto. Tal vez me vuelva a poner a componer cantos, así como lo hacía antes. Estaré de viaje con mis dos muchachos que cantan, quizás los acompañe en el piano. Esto se demostrará.

En su pase a descanso su deseo fue que pueda mantener su entusiasmo para Cristo. Según su opinión, ¿dónde están los peligros para que podrían hacer decaer el entusiasmo?

Están, por ejemplo, en las desilusiones personales: cuando se pierde la capacidad de separar las cosas personales de lo que hace Dios a través de Cristo, este es un peligro. Eso me lo deseo –también incluyo aquí el entusiasmo por Cristo– el mantener la mirada en el amor de Cristo y en su obrar. Entonces el entusiasmo queda, y entonces va creciendo la capacidad de porte para tolerar cosas que no son buenas sin perder de inmediato la fe en Jesucristo.

¿Qué se desean mutuamente?

Apóstol de Distrito e. d. Koberstein: Mi mayor deseo es experimentar que mis hermanos y hermanas amen al nuevo Apóstol de Distrito igual que me sentí amado por ellos. Para el Apóstol de Distrito personalmente le deseo bendición, la ayuda de Dios y una gran medida de ecuanimidad fundamentada en la fe.

Apóstol de Distrito Storck: Nos deseo que como hasta ahora nos mantengamos en contacto, que podamos conversar entre nosotros de tanto en tanto, que nos podamos ver y no nos perdamos de vista.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Frank Schuldt, Andreas Rother
11.06.2018