La interpretación de ministerio en un nuevo nivel

La interpretación de ministerio sigue siendo un tema top: en 2018 se habló ante todo del ministerio sacerdotal. Las nuevas disposiciones entran en vigencia en Pentecostés 2019. Lo que esto significa en detalle, lo informará el Apóstol Mayor mismo.

Hacer una réplica de la Iglesia primitiva fiel a la original para poder llevarla a la consumación como la Iglesia del tiempo final, fue y es el objetivo del movimiento apostólico. Pero tan fácil no es la cosa, pues la Biblia no ofrece una estructura ministerial definida.

El único ministerio instituido por Jesús es el de Apóstol. Los Apóstoles, por su parte, transmitieron una porción de sus tareas por imposición de manos a los Diáconos. El Nuevo Testamento, además, conoce solamente dos nombres más de ministerios: Obispo y Anciano, ambos con una función idéntica, la de dirigente de comunidad.

La epístola a los Efesios, asimismo, menciona a los profetas, los evangelistas, los pastores y los maestros. Pero aquí no se trata de ministerios, sino de dones, pues faltan la descripción de sus tareas, como es mencionada para los demás ministerios, y las exigencias que deben cumplir sus portadores.

Autoridad en tres niveles

La estructura ministerial se desarrolla recién a partir del siglo II después de Cristo. Entonces se separan el "Anciano" y el "Obispo". El Presbyter se transforma en el Pastor. Y del episcopado surge la dirigencia de la Iglesia. De esta manera, surge la división en tres, como es habitual en todas las Iglesias organizadas jerárquicamente.

Si se toman como medida las autoridades espirituales, también la Iglesia Nueva Apostólica conoce en principio sólo tres niveles ministeriales:

  • Diácono (con la autoridad para el anuncio de la palabra de Dios y para la bendición de la comunidad)
  • Pastor (adicionalmente, con la autoridad para la dispensación del Santo Bautismo con Agua y la Santa Cena, para la Absolución y la realización de actos de bendición)
  • Apóstol (adicionalmente, con la autoridad para la dispensación del Santo Sellamiento y la ordenación)

Separación de ministerio y jerarquía

Los niveles intermedios se distinguen únicamente en su responsabilidad de conducción. Por lo demás, el Apóstol dispone de las mismas autoridades espirituales que el Apóstol de Distrito y el Pastor las mismas que el Obispo.

Tomando como base estas reflexiones, la asamblea de Apóstoles de Distrito ya había resuelto en 2017, separar más claramente que antes dentro del apostolado la autoridad ministerial y la función de conducción: la ordenación solo sigue vigente para el ministerio de Apóstol. Los Apóstoles de Distrito son asignados mediante un encargo, sus ayudantes mediante un nombramiento.

En el año que pasó lo que se trató fue el ministerio sacerdotal. En este nivel, las respectivas funciones de conducción se llamarán en el futuro "dirigente de comunidad" y "dirigente de distrito". Estas tareas también se transmitirán por medio de un encargo.

Constantemente en cambio

El cambio en la estructura ministerial tiene tradición en la Iglesia Nueva Apostólica: en sus comienzos se había impuesto el modelo de los cuatro "ministerios del carácter" tomado de las comunidades católicas apostólicas y perfeccionado.

Estos portadores de ministerio estaban todos en la comunidad y tenían los mismos derechos, pero en su clase ministerial estaban subordinados a diferentes niveles en el distrito. Si la evolución hubiese seguido así, "al final habría habido más ministerios que miembros", informan los libros de historia sobre una reforma que comenzó con el Apóstol Mayor Hermann Niehaus.

Que el cambio, en efecto, tiene tradición, lo documentan las obras de enseñanza: El "Libro de ayuda" de 1908 cuenta 10 niveles ministeriales, en 1916 ya son 14. "Preguntas y respuestas" llega en 1938 a 17 ministerios, en 1951 a 13 y en 1992 finalmente a 11.



Foto: Oliver Rütten

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
3.01.2019
vida en la comunidad, ministerio