Amor al prójimo mediante máquina de coser

La visita a una clínica de cuidados paliativos para niños ya no la dejó. Con sus habilidades creativas, la modista de artículos decorativos Hannelore Berenz comenzó una campaña de donaciones. Sobre cómo los yines viejos se transforman en una buena obra.

Después de su jornada laboral en la máquina de coser en una empresa de decoración de ambientes, Hannelore Berenz vuelve de prisa a casa. El cosquilleo en los dedos para poner por obra una de sus nuevas creaciones, la hace terminar muy rápido todos los quehaceres domésticos para poder dedicarse lo más rápido posible a su nueva idea en su pequeño atelier de costura instalado en su hogar.

Todas las cortinas de la casa, así como almohadones y manteles los hice yo misma, informa. “Desde que fuimos abuelos, volví a comenzar con la costura de vestimenta para niños”. Cuando se le pregunta por la pieza favorita que cosió ella misma, Hannelore Berenz menciona su vestido de novia. “En 1977 conocí a mi esposo Kurt, me enamoré y a través de él también conocí la fe nuevoapostólica”. Concurren a la comunidad Neustadt an der Weinstrasse (Alemania).

Un impulso con consecuencias

Hace algunos años Hannelore Berenz descubrió en un mercado navideño un puesto que vendía carteras en beneficio de una clínica paliativa para niños. La idea le encantó a la entusiasta modista y se propuso más adelante apoyar el proyecto. “Pensé que cuando me jubile y tenga algo más de tiempo, podría coser carteras y ofrecerlas a la venta para una buena finalidad”. Unos años de tiempo tendría hasta ese momento...

Pero el pensamiento de que la venta estaba pensada como donación para una clínica para niños, no dejó al matrimonio, por lo que Hannelore y Kurt Berenz se propusieron visitar las instalaciones. “Fuimos saludados muy cordialmente y nos llevaron a conocer las dependencias. Nos impresionó lo hermoso que todo estaba organizado y con cuánto amor”. El matrimonio tomó conciencia de que una clínica de cuidados paliativos para niños –contrariamente a una de adultos– era en primera línea un lugar de vida y de recuperación para familias con niños afectados por enfermedades terminales.

Hannelore y Kurt Berenz experimentaron en especial el hecho de que la muerte está presente en la clínica. “Nos conmovió particularmente la habitación de la despedida. Fue muy conmovedora para nosotros una pared diseñada con mucho amor con imágenes y animalitos de peluche preferidos de los niños fallecidos. Nuestros pensamientos fueron al mundo del más allá, queríamos interceder por las almas de esos pequeños”.

La campaña alcanza gran resonancia

Después de la visita a la clínica, nada la pudo frenar. Ya no quiso esperar hasta su jubilación, sino comenzar de inmediato. Se propuso coser carteras de viejos yines gastados y otras telas y venderlas en beneficio de la clínica para niños. “A mi empleador, a los hermanos y hermanas de la comunidad, a muchos amigos y conocidos, la idea les pareció buena y me apoyaron donándome telas”.

Para confeccionar una cartera la experimentada modista necesita tres horas. Y Hannelore Berenz hasta Navidad de 2018 , cada una totalmente diferente. “Los hermanos y hermanas de la comunidad y nuestros amigos me brindan su apoyo para vender las carteras y las promocionan”. La campaña de donaciones alcanzó gran resonancia. En pocas semanas juntamos 2.800 euros, que fueron entregados el 28 de enero de 2019 a la clínica paliativa para niños “Sterntaler” en Dudenhofen, Alemania.

La colaboración opera en círculos más amplios

“La alegría que sentí durante la entrega de la donación me motiva a seguir”, dice Hannelore Berenz. “Con la campaña de donaciones quisiera mostrar que no todos en Alemania son sanos y felices. Deberíamos llevar especialmente en el corazón a los niños. Quizás podamos contribuir a que algunos niños puedan pasar unas pocas horas hermosas y felices más en el círculo de sus familias”.

Hannelore Berenz se alegra por la colaboración activa de su comunidad. “Entretanto también quieren participar de la campaña otras comunidades, donar telas y comprar carteras para ayudar con ello a la clínica infantil”.


Este artículo fue publicado originalmente en una versión más extensa en la revista "Unsere Familie" en idioma alemán, edición 13/2019.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Dinara Ganzer
3.02.2020
compromiso social, vida en la comunidad