En foco 03: Una cuestión de comunión

Irradiar alegría en Cristo, esa es la meta de nuestro lema 2015. Hoy el Apóstol de Distrito Leonard Kolb (EE.UU.) echa luz sobre este multifacético tema. Pregunta: ¿Cómo podemos estar contentos pensando únicamente en nosotros mismos?

Apóstol de Distrito Leonard Kolb, Segundo desde la derecha, Pentecostés 2012 en Colonia/Alemania (Foto: Oliver Rütten)


A veces puede ser importante para nosotros tomar conciencia primeramente de aquellas cosas que no nos producen alegría, simplemente para no dedicarnos a ellas.

Muchos creen que si sus deseos son satisfechos, esto les traerá alegría. Pero el Apóstol Mayor recientemente dijo que deberíamos buscar la sabiduría, y luego tomaremos conciencia de qué cosas realmente producen felicidad y alegría perdurable. La sabiduría nos hace entender que la felicidad y la alegría no se pueden comprar y que no podemos ser realmente felices si nuestro prójimo no lo es. Si solamente pensamos en nosotros mismos y no nos importa la próxima generación, ¿cómo uno puede ser verdaderamente feliz?

La sabiduría nos muestra las cosas a las que debemos dedicarnos de acuerdo a la voluntad de nuestro Padre celestial, aquello que verdaderamente produce alegría perdurable. Entonces podremos entender que mucho tiene que ver con nuestra relación con nuestro Padre celestial y también con nuestra vinculación de unos con otros.

En Hechos 2:42-47 podemos leer sobre la comunión que había entre los primeros cristianos: formaban comunidades vitales y dinámicas, desbordantes de dicha y entusiasmo en el conocimiento de que Cristo había muerto y resucitado por ellos. Que esto sea un modelo para nuestra búsqueda de alegría.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Leonard Kolb
23.02.2015
lema 2015