En foco 04: "En Cristo" es más

"Alegría en Cristo" dice el lema del año, y no "alegría de Cristo" o "alegría por Cristo". ¿Cuál es la diferencia? A responder esta pregunta se dedica el Apóstol de Distrito Wolfgang Nadolny (Berlín/Brandeburgo/Rusia).

Naturalmente nos alegramos de Cristo y por Cristo. Sin embargo, esta formulación supone una cierta distancia entre Jesucristo y el observador. Uno mira a Jesucristo y se alegra por Él o bien se alegra de Él y sus grandes obras. Nos alegramos cuando leemos de Jesucristo en la Sagrada Escritura, cuando pensamos en el Novio de nuestra alma y tomamos conciencia de nuestro grandioso futuro.

Crecer unido a Cristo

Pero alegrarse en Cristo es mucho más que sólo alegrarse por Él o de Él. Observemos algunos enunciados de la Sagrada Escritura para que nos quede claro que "en Cristo" hay más que sólo alegrarse por Él y de Él.

El Apóstol Pablo escribe sobre la unidad en la Iglesia de Jesucristo: "...siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros… (Romanos 12:5). En esta imagen de la Iglesia de Cristo como un cuerpo queda un poco en claro lo que significa estar "en Cristo". Entonces uno crece unido a Él, vinculado con Él inseparablemente, uno adentro del otro.

Arraigarse en Cristo

En forma similar lo formula el Apóstol en su segunda epístola a los Corintios: "Y el que nos confirma con vosotros en Cristo ... es Dios" (2 Corintios 1:21). Un cuerpo en el que cada uno de los miembros no esté incorporado firmemente, está muy limitado en sus funciones o incluso está muerto. Estar firmes en Cristo significa que tomamos vida, poder y fortaleza del Hijo de Dios y eso nos permite vivir.

"Si alguno está en Cristo, nueva criatura es" (2 Corintios 5:17). Ninguna persona se convierte en nueva criatura por mirar a Cristo, por alegrarse de Él o por Él. La nueva criatura está entrelazada con Cristo. Está arraigada en Cristo y aun así es independiente.

Vivir en Cristo

En su epístola a los Gálatas, el Apóstol Pablo describe una interrelación: "Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí" (Gálatas 2:20). Nosotros en Cristo y Cristo en nosotros.

Explica el retorno de Jesucristo en 1 Tesalonicenses 4, entre otros, como sigue: "... y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos..." (de los versículos 16-17).

Y aún un último pasaje. Es el saludo del Apóstol Pedro al final de su 1ª epístola, con la cual este artículo debe finalizar: "Paz sea con todos vosotros los que estáis en Jesucristo" (1 Pedro 5:14).


Foto: Daniel Rudolph

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Wolfgang Nadolny
9.03.2015
lema 2015