Una tarea para todos: vivir la reconciliación

La declaración de reconciliación entre la Iglesia Nueva Apostólica y la Comunidad Apostólica de Renania del Norte-Westfalia en Alemania es más que un acto interconfesional, como explicó el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider: El pensamiento de reconciliación es una tarea para todos los fieles.

“Quiero que se tome en serio cuando como Apóstoles hablamos de reconciliación”, declaró el Apóstol Mayor Schneider. Dijo que considera relevante llevar la idea de la reconciliación al centro de la Iglesia. “Recomiendo a todos apropiarse de este pensamiento convirtiéndolo en una preocupación personal y vivir con un espíritu de reconciliación”.

Los antecedentes del acercamiento

Con estas palabras finaliza el artículo en la próxima edición de la revista alemana “Unsere Familie”, en la cual el Apóstol Mayor explica las razones de la declaración de reconciliación: El 29 de noviembre de 2014 representantes de ambas Iglesias firmaron el histórico documento. “La Comunidad Apostólica y la Iglesia Nueva Apostólica se reconocen y valoran recíprocamente como Iglesias autónomas cada una con su propia identidad”, expresa la frase principal. Finaliza así un período de disputas que había comenzado con el cisma del año 1955.

“Después de la muerte del Apóstol Mayor Johann Gottfried Bischoff pasaron muchos años hasta que se volvió a iniciar el diálogo”, esboza el Apóstol Mayor Schneider para explicar la larga historia que antecedió al acercamiento. Menciona también la reunión informativa de diciembre de 2007 realizada en Zúrich: el objetivo del evento fue presentar la historia como la asumía la Iglesia Nueva Apostólica. “Obviamente no fue la mejor forma para superar las brechas”, escribe. “Recién después de que el Apóstol Mayor Wilhelm Leber publicó en mayo de 2013 su posición sobre el mensaje del Apóstol Mayor Bischoff se reanudaron las conversaciones cuyo resultado fue la declaración que ahora fue adoptada”.

“Somos parte de la Iglesia de Cristo”

Acerca de la declaración del Apóstol Mayor Bischoff de que el retorno de Cristo tendría lugar durante su tiempo de vida, el Apóstol Mayor Schneider expresó: “Esto adquirió casi el rango de un dogma”. Y siguió diciendo: “Con el paso del tiempo y después de muchas conversaciones quedó en claro cada vez más que no se podía seguir sosteniendo el carácter divino del mensaje”.

“La interpretación exclusiva de Iglesia en aquel tiempo nos aislaba además de todas las demás confesiones“, agregó. “De acuerdo con la comprensión de aquel tiempo, fuera de nuestra Iglesia no había salvación. Hoy nuestra doctrina es diferente. Somos parte de la Iglesia de Cristo“.

El apostolado como el ministerio de la reconciliación

El Apóstol Mayor insiste en la definición de apostolado: “El ministerio de Apóstol es el ministerio de la reconciliación”. El Apóstol debe predicar la reconciliación y reconciliar al mundo con Dios. Siempre debe tener pensamientos de reconciliación y tratar a otros con el espíritu de la reconciliación. “Por eso no puede ser que continuemos siendo irreconciliables con otras congregaciones, sólo porque no hemos logrado llegar a buen término con nuestra historia en común”.

“La reconciliación implica que admitamos nuestros propios errores y faltas”, enfatiza pensando en 1955 y los años posteriores, cuando siervos superiores y miembros fueron excluidos de la Iglesia Nueva Apostólica. “De acuerdo con la compresión de aquella época, esto también significaba ser excluidos de la salvación divina. Desde nuestro punto de vista actual, esto es de una dureza inapropiada”. “Pedimos disculpas por esa dureza”, dijo el Apóstol Mayor. “Ambas Iglesias lamentan el hecho de que sus miembros posteriormente no se trataron entre ellos de la forma que corresponde a los cristianos”.

El diálogo continúa

Al mismo tiempo el Apóstol Mayor muestra el camino para el futuro: “Nuestra meta en común es la reconciliación de dos congregaciones religiosas que se respetan y valoran recíprocamente”, agregando que no está ni será planeada la fusión de ambas Iglesias. Como esta “reconciliación de corazones” prosigue, los cristianos de ambas Iglesias se deben aceptar unos a otros también a nivel de las comunidades y distritos.

“Es nuestro deseo continuar el camino de reconciliación con otras congregaciones apostólicas“, destaca el Apóstol Mayor Schneider. Existen congregaciones apostólicas en todos los continentes. Hay algunas en los Países Bajos, en Alemania, en Suiza, en Australia, en Sudáfrica, en los Estados Unidos.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Peter Johanning, Andreas Rother
5.02.2015
confesiones