Trabajo de desarrollo entre asistencia espiritual y contaduría

Ambos fueron trabajadores incansables: uno más en la asistencia espiritual y el otro más bien en la organización. Y en estos días se acerca el 150º aniversario de su nacimiento. Una retrospectiva a la actividad de los Apóstoles de Distrito Wilhelm Oehlmann y Martin Lax en las áreas que hoy pertenecen a Alemania Oriental, Polonia y Rusia.

Foto del año 1924 (primera fila desde la izquierda): Apóstol de Distrito Lax, Apóstol Mayor Niehaus, el matrimonio Oehlmann y Ayudante Apóstol Mayor Bischoff


Ambos Apóstoles de Distrito tuvieron incluso el mismo antecesor en el ministerio: Ernst Traugott Hallmann. Pero lo fue en diferentes regiones: Wilhelm Oehlmann se hizo cargo de Prusia Oriental cuando el Apóstol de Distrito Hallmann fue enviado a Berlín, donde Martin Lax, después de la muerte de este último, desempeñó el ministerio encargado de dirigir el distrito.

Retrocesos y nuevos comienzos: Wilhelm Oehlmann

Wilhelm Oehlmann nació el 6 de abril de 1865 en Darlingerode/Harz (Alemania) en condiciones de pobreza. Ya que poseía una constitución robusta, tuvo que ayudar desde muy temprano en el sustento de una familia numerosa. Sus fuerzas sufrieron un súbito deterioro a causa de un grave accidente y una permanencia de varios meses en una clínica. Se ocupó allí de la fe apostólica que había conocido en algunos Servicios Divinos. Pero después de su mejoría, su vida profesional reprimió esos pensamientos.

La desgracia se repitió cuando se mudó a Berlín para buscar trabajo. Una vez más fue víctima de un grave accidente, de nuevo tuvo que pasar meses en un hospital. Mas esta vez su dedicación a la fe lo condujo a la comunidad apostólica. En 1888 Wilhelm Oehlmann fue sellado, dos años más tarde recibió su primer ministerio en la Iglesia, siendo colocado como Subdiácono. Se puso a trabajar con gran entusiasmo. En 1905 el Apóstol Mayor Hermann Niehaus lo instituyó como Apóstol para el distrito de Königsberg que acababa de ser creado.

Siervo y buen samaritano

También allí su gran dedicación tuvo sus efectos: después de tres años la cantidad de comunidades se había más que duplicado. Posteriormente, la Primera Guerra Mundial sembró miseria en Prusia Oriental. Muchos hermanos en la fe perdieron a sus familiares o se vieron forzados a huir de las tropas enemigas. Docenas de iglesias fueron destruidas. Entonces se mostraron las fortalezas de Wilhelm Oehlmann como siervo y buen samaritano en la necesidad. Albergó y asistió a refugiados y se ocupó de prisioneros de guerra en campamentos muy alejados. Y no perdió tiempo en comenzar a trabajar en la reconstrucción.

No llegaban a 2000 los miembros que le fueron encomendados en 18 comunidades cuando comenzó su actividad como Apóstol de Distrito. Más de 21.000 almas y 150 comunidades contaba su área de actividad cuando el 8 de febrero de 1937 falleció después de padecer una breve y grave enfermedad. Con su manera de ser dulce y su gran desvelo, Wilhelm Oehlmann constituyó para los hermanos en la fe la encarnación del amor.

Entusiasta y competente: Martin Lax

Martin Lax nació el 7 de abril de 1865 en Drewitz, un pueblito cerca del bosque de Spree (Alemania). Su infancia también se caracterizó por la pobreza y las necesidades. Por eso no pudo dedicarse a su profesión deseada, lo cual, sin embargo, pudo recuperar después de la época como soldado: en Berlín siguió la carrera comercial y logró ocupar un puesto destacado. Estos conocimientos profesionales fueron aprovechados por el Apóstol Mayor Niehaus para organizar las estructuras administrativas: Martin Lax se hizo cargo de la tesorería y la contaduría del distrito de Apóstol Berlín y más tarde de la secretaría del Colegio internacional de Apóstoles.

Antes Martin Lax había llegado a ser apostólico: su esposa había concurrido a los Oficios Divinos mostrando gran entusiasmo. Primero él no supo qué hacer pero para satisfacer a su esposa fue con ella a la Iglesia en Navidad de 1889. Ese fue el comienzo de una vida de fe entrañable. Pocos meses después fue sellado y aún en el año 1890 le fue confiado el ministerio de Subdiácono. Con gran celo contaba a conocidos, vecinos y colegas lo que había descubierto para él.

El debut de un coro escuela

Como Ayudante Apóstol, desde 1919 primero secundó al Apóstol Hallmann y luego de su fallecimiento en 1923 se hizo cargo de la función de Apóstol de Distrito. Su área de actividad comprendió con el paso del tiempo no sólo la región de Berlín, sino también Brandeburgo, Pomerania y partes de Mecklemburgo. Cambió la estructura de los distritos de Anciano y trasladó los Servicios Divinos de los patios traseros de las casas a iglesias recién construidas. No le fue permitido un período ministerial largo: en 1934 resignó su tarea debido a una grave enfermedad que le causó la muerte el 27 de abril de 1935.

Uno de sus legados más durables es el "coro escuela" de Berlín. Con el objetivo de unificar las tareas musicales, el Apóstol de Distrito Lax primero convocó a reuniones de dirigentes de coro, de lo cual surgió un coro de ensayos colectivo. 500 miembros tomaron parte del primer ensayo coral. Con el apoyo del músico profesional Emanuel Gohle y del compositor Max Hölting surgió entonces la elaboración de la así llamada "carpeta unificada" y la fiesta anual del coro. El coro escuela de Berlín se presenta todavía hoy con regularidad.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother, Alfred Krempf
6.04.2015
apóstol de distrito, personalidades