Interpretación de ministerio compacta: la síntesis

La interpretación de ministerio en todos los canales: además de la última "community", los "Pensamientos Guías" y nac.today explican los enunciados doctrinarios actuales con mayores o menores detalles. Aquí una versión breve para aquellos muy apurados.

Todo lo que constituye y es la Iglesia tiene su origen en la persona y las obras de Jesucristo. Es lógico, entonces, que la doctrina de Iglesia, Sacramento y ministerio se oriente en la doctrina de las dos naturalezas: Jesucristo es verdadero hombre y verdadero Dios.

Por eso, el ministerio se remite a la naturaleza divina de Cristo, la persona del portador de ministerio a la naturaleza humana. El ministerio y la persona están entrelazados entre sí. El ministerio no es una posesión personal ni una impronta personal, sino que sigue siendo un don de Cristo, siendo posible desprenderlo de la persona.

Jesús es el Enviado, equipado por Dios con autoridades. El apostolado, instituido por Cristo mismo, participa en Él y puede transmitir una parte a otros. Pues el apostolado tiene la tarea de ser "administrador de los misterios de Dios". Así, también está comprometido a adaptar el orden ministerial a las necesidades de la época.

Ministerio y autoridad

La autoridad ministerial es la legitimación basada en Jesucristo para obrar y hablar en el nombre del trino Dios. El apostolado, en el que existen todas las autoridades sacramentales que necesita la Iglesia, es de importancia central.

El Diácono recibe en la ordenación la autoridad para el anuncio apropiado del Evangelio en el Servicio Divino y en la visita de asistencia espiritual, así como para la dispensación de la bendición trinitaria en el Servicio Divino de palabras. El Pastor obtiene, además, las autoridades para el anuncio del perdón de los pecados por encargo del Apostol, para la dispensación de los Sacramentos Santo Bautismo con Agua y Santa Cena, así como para la realización de actos de bendición.

La estructura ministerial se basa en tres niveles ministeriales con diferentes autoridades espirituales. En el futuro, únicamente serán ordenados Apóstoles, Pastores y Diáconos. Desde Pentecostés 2019 ya no habrá nuevos portadores de los demás ministerios, así como ya había sido el caso con el Anciano de Comunidad y el Subdiácono.

Ministerio y encargo

Un ministerio, además de la autoridad ministerial, tambien comprende el encargo ministerial. Mientras que la autoridad es de naturaleza teológica, el encargo ministerial es de naturaleza concerniente al derecho interno de la Iglesia. De manera tal, les son transmitidos al portador de ministerio el derecho y el deber de practicar la respectiva autoridad ministerial dentro de un marco espacial y temporal establecido.

El ministerio con ambos componentes, autoridad y encargo, puede terminar de varias maneras. Por el pase a descanso solo finaliza el encargo ministerial, mientras que en la renuncia al mininsterio o la relevación del ministerio también finaliza la autoridad ministerial.

Ministerio y servicios

Dios es el que escoge a alguien para un ministerio. Este es el fundamento de cada ordenación, que sigue siendo válido ilimitadamente también en el orden ministerial que ahora está vigente. Las buenas capacidades y atributos que tiene una persona, son colocados al servicio del ejercicio ministerial. La ordenación no lleva vinculada la transmisión de nuevos talentos.

En una ordenación se transmite una autoridad ministerial. Compete a los ministerios de Apóstol Mayor, Apóstol, Pastor y Diácono. La ordenación se recibe en un Servicio Divino después del festejo de la Santa Cena, de rodillas y con imposición de manos.

Se realiza en forma similar el acto del encargo. Pero en el mismo no se transmite autoridad, sino una función de conducción espiritual. Compete al Apóstol de Distrito, al dirigente de distrito y al dirigente de comunidad. No está ligado con el tiempo de actividad ministerial, pero sí finaliza con ella.

El nombramiento es la transmisión de un servicio con énfasis en lo espiritual. Para su cumplimiento se pide la bendición de Dios. Esto compete, por un lado, a los ayudantes o suplentes de los portadores de ministerio dirigentes (Ayudante Apóstol Mayor, Ayudante Apóstol de Distrito, Apóstol líder, Obispo, así como a los ayudantes del dirigente de distrito o de comunidad). Por otro lado, en el futuro también serán colocados mediante un nombramiento oficial los docentes responsables principales de la enseñanza, así como los encargados de la juventud que estén activos a largo plazo.


Foto: Oliver Rütten

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
3.07.2019
declaraciones doctrinales, ministerio