Los Sacramentos (13): “¿Dejad a los niños venir a mí?”

Algunos aplicaron al Bautismo la pena de muerte. Otros establecieron su propio “reino milenario”. Y todo comienza con una pregunta que aún hoy divide a las congregaciones religiosas.

Y de repente la Reforma cayó en el descontrol: Desde principios de 1520 en adelante, Zúrich, y Estrasburgo fueron los primeros centros de un movimiento de personas decepcionadas. Querían una Iglesia completamente libre del Estado y les molestaba que los grandes reformadores, en su opinión, solo hacían las cosas a medias.

Debido a que los reformadores radicales no encontraron en el Nuevo Testamento un ejemplo del Bautismo de niños, consideraron que los actos llevados a cabo hasta ese momento no eran válidos y comenzaron a rebautizar a los adultos que estaban dispuestos a confesarse a la fe. Los príncipes y las ciudades protestantes reaccionaron: En 1529 la Dieta Imperial de Espira sometió a la pena capital los actos de los “anabaptistas”, que se llamaban a sí mismos “bautistas”.

Lo que no facilitó precisamente la situación fue que en 1534, los extremistas de las filas de los anabaptistas conquistaron primero el ayuntamiento y luego la ciudad de Münster en Alemania. Establecieron una dictadura de la fe en la que, además de los Diez Mandamientos, regían simultáneamente la comunidad de bienes y la poligamia. La “Nueva Jerusalén”, diseñada para durar 1000 años, ya fue historia menos de dos años después.

La Biblia no brinda una respuesta clara

Lo que aún queda pendiente es la cuestión del Bautismo de niños. Una mirada al Nuevo Testamento no proporciona ninguna respuesta que realmente ayude a resolver esta pregunta:

  • En ninguna parte dice que haya sido bautizado un niño. Pero tampoco está excluido en ninguna parte.
  • A menudo se menciona que los jefes de familia (como Lidia o Esteban) fueron bautizados con su “toda su casa” (del griego, oikos) o “todos los suyos”. Sin embargo, no dice si se incluyeron a los niños o incluso a los bebés.
  • Así, los argumentos auxiliares, como las palabras de Jesús “Dejad a los niños venir a mí...” permanecen como pros y “... porque de los tales es el reino de los cielos” como contraargumentos.

Quien documentó por primera vez el Bautismo de niños fue el primer escritor latino de la Iglesia, Tertuliano, alrededor del año 200, hablando en contra. 50 años después, el Padre de la Iglesia, Cipriano, abogó por bautizar a los bebés en el segundo o tercer día después del nacimiento. Esto fue de un lado a otro hasta que el Bautismo de niños quedó finalmente establecido en el siglo V, o a más tardar en el siglo VI.

Al final, una cuestión de fe

No importa si fue con los Padres de la Iglesia o durante la Reforma, hay algo que llama la atención: Que se apruebe o rechace el Bautismo de un niño depende de cómo se entienda el Bautismo:

  • Quien entiende el Bautismo principalmente como una confesión de fe en Dios, solo puede bautizar a adultos mayores de edad.
  • El que ve el Bautismo como un renacimiento –según Juan 3:5 “el que no naciere de agua y del Espíritu” para entrar “al reino de Dios”– también quiere bautizar a los niños.
  • Para aquellos que ven el Bautismo como un lavado del pecado original, es necesario bautizar a los niños tan pronto como sea posible.

Así que las congregaciones religiosas todavía siguen dando hoy en día respuestas diferentes a la vieja pregunta. La gran mayoría del cristianismo practica el Bautismo de niños. Además de las Iglesias Católica y Protestante, también está entre ellas la Iglesia Nueva Apostólica.

Comunidades como los menonitas, los huteritas, los bautistas o el movimiento pentecostal solo aceptan el Bautismo de adultos o bien, “bautismo de los creyentes”. Esto ha llevado a veces a problemas en el reconocimiento mutuo de la ejecución de los Sacramentos. Pero esto lo trataremos en otro episodio de esta serie.


Foto: Oliver Rütten

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
9.07.2020
sacramentos, Santo Bautizo