Los Sacramentos (39): ¿Por quién fue derramada?

¿Por quién murió Jesucristo? ¿Por nosotros, por muchos o por todos? Esta cuestión plantea un pequeño, pero importante cambio en las palabras de consagración de la Santa Cena. La respuesta ha sido estudiada profundamente.

Hay que fijarse bien para descubrir esta diferencia, que tuvo lugar en la reforma litúrgica de 2011: Ya no es “por vosotros” sino “por muchos” es derramada la sangre de Cristo, dice la nueva fórmula de consagración.

Pruebas para todo

¿Cómo encaja esto con la verdad básica del Evangelio, “que si uno murió por todos”?, como formula, por ejemplo, la segunda epístola a los Corintios. Sobre todo, porque “por muchos” también es absolutamente bíblico, como es la traducción literal del griego “hypér pollôn” en los relatos de la Cena del Señor según Marcos y Mateo. Allí está junto al “por vosotros”.

Los Padres y los Doctores de la Iglesia, desde Orígenes hasta Tomás de Aquino, se han devanado los sesos con este tema, sin un resultado claro. Sin embargo, durante siglos se escuchó “por muchos” en la consagración, entre católicos, ortodoxos y anglicanos. Solo los protestantes se limitaron al “por vosotros”.

A favor y en contra

Fue un erudito evangélico quien tiró por la borda la liturgia católica en este punto. Su contribución a un diccionario de renombre internacional con la palabra clave “polloi” tuvo tal repercusión que el Concilio Vaticano II publicó las traducciones vernáculas en 1968. Desde entonces, la fórmula católica en muchos lugares es “por todos”.

Casi 40 años después, a partir de 2006, el Vaticano intentó volver al “por muchos”. Desde entonces, los estudiosos han debatido sobre el tema. Nace así la controversia “pro multis”, llamada así por la traducción latina de “hypér pollôn”. Y es precisamente en esta fase donde se produce el cambio en la liturgia nuevoapostólica del “por vosotros” al “por muchos”.

Para quién se dice

Hasta aquí ya está claro que la argumentación del artículo del léxico quedó muy empañada, si no refutada. Pues el autor recurrió a una hipotética retraducción al arameo, un método demasiado especulativo para los estudiosos actuales.

Los eruditos están al menos de acuerdo en una cosa: si la liturgia dice “por vosotros”, “por muchos” o “por todos”, eso es menos una cuestión bíblica o lingüística que una cuestión teológica de conformación de la liturgia: ¿A quién se dirige la invitación a celebrar el Sacramento? ¿Y en qué contexto se dice?

“Jesús ha venido para todos los hombres, pero no todos lo aceptan”, subraya el Catecismo de la Iglesia Nueva Apostólica. “Para lograr el perdón de los pecados y ser librado de la muerte espiritual, la primera condición previa es que el pecador crea en Jesucristo como el Redentor”, afirma además. Y finalmente: “Las condiciones previas básicas para recibir dignamente la Santa Cena son un corazón deseoso de salvación y arrepentido y la fe”.

Foto: kavardakova - stock.adobe.com

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
3.08.2021
Biblia, sacramentos, Santa Cena