Edificar la paz en la comunidad

El Padre Nuestro, una fuente de paz y de reconciliación. El Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider recuerda el carácter especial de esta oración y que referirla a sí mismo está fuera de lugar.

Antes de la Absolución de los pecados y del festejo de la Santa Cena, la comunidad pronuncia el Padre Nuestro: “La oración es un valioso legado de Jesús para quienes creen en Él. Con ella, el Hijo de Dios brindó un ejemplo de cómo debe orarse al Padre en el cielo”, así lo describe el Catecismo (Catecismo INA 12.1.7).

Al ser pronunciado regularmente existe el peligro de que se pierda el poder enunciativo de estas peticiones. En el Servicio Divino del 3 de enero de 2016 oficiado en Siegen/Alemania, el Apóstol Mayor se refirió al significado de la petición: “Y perdónanos nuestras deudas”.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Daniel Mauthe, Oliver Rütten
5.03.2016
apóstol mayor, servicio Divino, declaraciones doctrinales