Los Sacramentos (28): Qué sirven las Iglesias

¿Vino tinto, vino blanco, jugo de uva? ¿Solo o con agua? Al igual que con el pan, el cristianismo ha desarrollado múltiples variaciones sobre el segundo elemento de la Santa Cena. Y cada uno tiene su razón, a veces teológica, a veces profana.

¿Vino? Estrictamente hablando, no hay nada al respecto en los relatos bíblicos de la última cena. Las palabras de institución de Jesús solo hablan de la “copa”. Sin embargo, declara que el contenido proviene del “fruto de la vid”. En el mundo antiguo, esto podría haber tenido tres variantes.

El más improbable es el jugo de uva, porque en aquella época, el jugo de uva no se podía conservar. Y era la época del año equivocada para el mosto fresco. Apenas es más plausible el vinagre de vino, que ciertamente se bebía con mucha agua para calmar la sed. Al fin y al cabo, estamos hablando de una cena festiva. Clásicamente se servía vino fermentado, a menudo diluido con un poco de agua.

Sangre de uva y agua caliente

Y casi seguro que era un vino tinto. No solo habla de ello la proximidad simbólica al color de la sangre de la que habla Jesús. Ya en el Antiguo Testamento el vino se llamaba también “sangre de uva”. Por ello, las Iglesias Ortodoxas insisten hasta hoy en celebrar la Eucaristía con vino tinto.

Durante siglos, esta fue también la norma en la Iglesia Católica. El vino blanco no fue permitido hasta 1478 por el Papa Sixto, y desde entonces ha sido ampliamente aceptado. Esto tiene una razón más bien práctica: el misal de Trento prescribe el uso de un lienzo purificador para enjugar el cáliz (purificatorio) desde 1570. Y el vino blanco lo deja mucho menos manchado que el vino tinto.

Tanto la Iglesia Católica como la Ortodoxa echan agua en el vino. En Occidente, es solo una medida pequeña. En Oriente, constituye hasta un tercio del cáliz y debe ser caliente, para que la mezcla en su conjunto alcance la temperatura corporal. Zeon es el nombre de este rito, que se conoce en Constantinopla desde el año 582. En ambos casos, su origen es lo que ocurrió después de que Jesús muriera en la cruz: “Uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua”.

Considerando la cultura y la enfermedad

Un invento relativamente reciente en la historia de la Iglesia es el uso del jugo de uva. Esto tiene sus raíces en el movimiento revivalista y de santificación del siglo XIX. Entonces, la abstinencia de alcohol formaba parte del nuevo modo de vida deseado. Dos clérigos propiciaron el avance: uno propuso la tesis de que en la última cena de Jesús se sirvió vino sin fermentar. Y el otro encontró un método para conservar el jugo de uva.

A través de las congregaciones metodistas, esta variante llegó de Estados Unidos a Gran Bretaña y luego a Europa y al resto del mundo. Hoy en día, el jugo de uva se utiliza en muchas denominaciones, en las que también se permite a los niños celebrar la Santa Cena. En la Iglesia Evangélica, el jugo de uva está permitido como alternativa al vino, pero se supone que debe quedar como una excepción. Sin embargo, la tendencia va en esta dirección debido a la creciente consideración de los alcohólicos.

Las posibilidades son aún más variadas en las Iglesias Anglicanas, que, en el sentido de la inculturación, adaptan sus liturgias a las culturas de los respectivos países. En algunos lugares, por ejemplo, se permiten en la Santa Cena los jugos de frutas o la infusión de pasas. Esta última variante se remonta casi a los orígenes: la infusión de pasas era la bebida que se daba a los niños judíos en la cena festiva hace ya 2000 años.

Información del artículo

Autor:
Fecha:
Palabras claves:

Andreas Rother
25.02.2021
sacraments, Holy Communion